“No es natural. Eso no es querer que tu hijo crezca. No es necesario, es enfermizo. Honestamente”.

Leanne Allerton tiene 35 años y vive en Grimsby, Inglaterra. Sin ser una celebridad ni nada por el estilo, se ha vuelto muy -¡pero muy!- conocida en Youtube. Hace algo que para muchos es extraño y hasta cuestionable, para otros, aplaudible… pero para ella es simplemente su manera de criar a sus hijos.

Leanne sube videos de ella mientras amamanta a sus hijos… cosa que lleva haciendo en los últimos ocho años. Y sí, seguidos.

¿Cómo? ¿Ha tenido tantos hijos seguidos? Pues no, tiene sólo cuatro… pero para ella, no hay edad límite para dejar de darles pecho.

SWNS

El último video en su canal suma casi un millón de visitas. En él aparece junto a Poppy, su hija de cuatro años que pronto entrará a la escuela. Y mientras se siente apoyada por todos quienes la ven y le dan un “me gusta”, también tiene que luchar contra muchos “trolls”.

SWNS

Tras ver a una niña que ya no consideran bebé aún amamantándose, han comentado duras críticas que no sólo apuntan a que está muy grande para eso, si no que también “argumentan” que así nunca logrará adaptarse socialmente, ya que no la está dejando crecer.

Lo más fuerte que le han dicho es que es algo simplemente asqueroso.

Pero Leanne simplemente bloquea a esos usuarios y borra sus comentarios.

SWNS

Antes hacía lo mismo con Georgie, que hoy tiene cinco años. Ahora, también alimentando a Poppy, le dice a su hijo que ya es un niño grande y que pronto deberá tomar leche de otra manera. Él bromea y le dice: “¿puedo tomar leche de bebé, mami?”… y por eso, eventualmente, aún lo hace.

SWNS

Su esposo Lee, de 30 años, la apoya totalmente. Tienen dos hijos más, Bobby y Franki, de siete y nueve años respectivamente. Con ellos se detuvo un poco antes, y dice que hoy se arrepiente de eso.

SWNS

Lo que ella piensa es que los niños no deben dejar el lazo de amamantar hasta que no sean lo suficientemente grandes para tener consciencia de lo que pasa, y que con esto se están estableciendo… y finalmente, que nadie que no haya experimentado lo que ella hace, puede criticarla.