Por Luis Lizama
18 diciembre, 2020

Danilo Aravena y María Teresa Zárate dejaron este mundo el pasado 21 de junio, con apenas unas horas de diferencia. Su mágica partida ha traído un poco de consuelo a su familia. “Lo que vivimos fue extremadamente doloroso”, señalan.

La vida es extraña y maravillosa. Nos da, nos quita y nos sorprende. Regala historias de amor simplemente extraordinarias, como sacadas de Hollywood, que con la pandemia resaltan todavía más. Los protagonistas de esta historia lamentablemente sucumbieron al COVID-19, pero nos dejan una épica novela romántica.

Hablamos de un matrimonio chileno que nació el mismo mes, del mismo año y falleció el mismo día producto del coronavirus. Tan solo unas horas de diferencia los separaron, pero tal como llegaron juntos, partieron juntos. 

Facebook La Ligua Noticias y Actualidad

Si bien su familia se inundó de tristeza, también encontraron consuelo en la magia de su partida. 

“Ellos nacieron el mismo mes, nacieron el mismo año y se fueron el mismo día. Lo que vivimos fue extremadamente doloroso”.

Estábamos todo reunidos en el comedor y le avisaron a mi hermana que mi mamá había fallecido. Lo interpretamos como que mi mamá nos quería ver juntos.

Mi mamá jamás supo que mi papá estaba grave y mi papá jamás supo que mi mamá estaba grave. Yo creo que hay algo místico porque sentimos que mi papá sí o sí se iba a ir y que mi mamá lo esperó para irse con él”.

–expresaron sus hijos a medios locales–

Facebook La Ligua Noticias y Actualidad

Sí señores, la magia existe. Más allá del amor romántico, esa mística es realmente mágica.

Danilo Aravena y María Teresa Zárate dejaron este mundo hace varios meses ya, entregándolos una historia magnífica. Se conocieron en un baituzo, en Chile, manteniendo una relación por largos 48 años. Eran inseparables, amigos y compañeros de vida. Planificaban su aniversario número 50 cuando el maldito virus les arrebató la vida.

Imagen referencial – Pixabay

Así como llegaron juntos, se fueron juntos. El dolor que ha debido enfrentar la familia ha sido tremendo, pero también han recibido el consuelo de que no partieron solos y separados. De la misma forma, explican, quedaron más tranquilos porque ninguno sufrió.

Dejaron a cuatro hijos, que sintieron con pesar el término de esta novela romántica. Papá y mamá nacieron el mismo mes, del mismo año y fallecieron  el mismo día, con horas de diferencia. Simplemente épico.

Puede interesarte