Por Carlos Báez
17 febrero, 2021

“Fue la primera entrevista en la que me pude sentir aliviado, mostrándome sin caretas y sin ocultar nada. Antes de la mastectomía yo era un chico que agachaba la cabeza y lo único que hacía era trabajar y decir a todo que sí”, confesó el joven.

El mundo evoluciona, y eso es algo por lo que deberíamos alegrarnos, ya que está siendo más inclusivo y menos discriminador. Una historia que lo deja en evidencia es esta, la de Adrián Ezequiel Bracamonte, un chico transgénero argentino de 40 años.

Pero primero conozcamos un poco de su historia, él se realizó la mastectomía bilateral hace un año y ya había iniciado un tratamiento con testosterona para generar vello facial, corporal, y lograr el engrosamiento de la voz y la eliminación de la menstruación.

Infobae

Lo positivo es que por parte de su familia tuvo el apoyo inmediato. También está en pareja con una mujer hace 15 años, con la que se convirtió en “papá de corazón” como se describe él, de un niño que conoció a los 5, y que actualmente tiene 21 años y que se crío con él casi toda su vida.

“Mi hijo fue quien me dio fuerzas para salir adelante, para salir a pelearla. Todo lo que hago es por él. Hoy ya tiene 21 años y nunca le faltó nada gracias a mi sacrificio”.

—Adrian Ezequiel Benavente a Infobae

Pero en lo que respecta al trabajo, la suerte no lo acompañó en un principio, es que la gente todavía lo discriminaba y lo demostraban de algunas maneras, como por ejemplo las caras que ponían cuando veían su currículum.

“En ese entonces yo tenía 33 años y solo había experimentado discriminación y falta de trabajo. Era frustrante tener que presentar un CV y ver la cara que ponían cuando observaban que el nombre no tenía nada que ver con mi cara. Pasé momentos terribles”.

—Adrían Ezequiel Benavente a Infobae

Pero lo bueno es que en 2011 pudo conseguir el DNI con su cambio género, no obstante, el reinsertarse en el mercado laboral no fue algo sencillo, trabajo de diferentes maneras, como albañil, personal de limpieza, jardinero y auxiliar de cocina.

Infobae

El ser auxiliar de cocina fue algo donde se sintió cómodo, y ganó experiencia en diferentes restaurantes de “Caminito” en Boca, pero tal como lo hemos hablado en otras historias, la pandemia llegó a terminar con esta felicidad, y quedó sin trabajo.

“Lamentablemente mi condición sexual hizo que siempre me pagaran menos y en negro. A pesar de desempeñarme como cocinero, en mi último trabajo me abonaban un sueldo como auxiliar de cocina. Nunca recibí lo que me correspondía”.

—Adrián Ezequiel Benavente a Infobae

Infobae

Lo maravilloso de esta historia es que el destino le tenía algo preparado, una oportunidad que lo haría sentir muy feliz, se trató de un correo de la empresa “CSI Control y Seguridad Inteligente” una firma privada que será pionera en incluir personas trans en su staff de vigilantes privados. Buscaban gente con la secundaria completa y más de 21 años y Ezequiel se animó. En menos de una semana lo llamaron para una entrevista presencial.

“Una amiga me pasó el dato del flyer que había publicado CSI en distintos grupos de Facebook de la comunidad trans, donde compartimos propuestas laborales. Cuando leí que los únicos requisitos eran tener el secundario completo y más de 21 años me entusiasmé y no dudé en aplicar”.

—Adrián Ezequiel Benavente a Infobae

En la entrevista se juntó con Eduardo Sempé y Leonardo López, dueños de la empresa. Ellos están gestionando los permisos para su entrada a CSI. Adrián se sintió cómodo y respetado cuando contó su historia.

Infobae

“Fue una charla a corazón abierto donde me hicieron sentir muy cómodo. Fueron muy respetuosos conmigo al escuchar mi historia”.

—Adrián Ezequiel Benavente a Infobae

Ahora cuenta con una nueva oportunidad, el primer trabajo en blanco en sus 40 años y está orgulloso de esto, ya que podrá dedicarse a tareas de seguridad privada en eventos masivos, bares y discotecas.

“Fue la primera entrevista en la que me pude sentir aliviado, mostrándome sin caretas y sin ocultar nada. Antes de la mastectomía yo era un chico que agachaba la cabeza y lo único que hacía era trabajar y decir a todo que sí”.

—Adrián Ezequiel Benavente a Infobae

Esperemos que Adrián sea feliz en su nuevo trabajo y tenga mucho éxito.

Puede interesarte