Por Moisés Valenzuela
26 octubre, 2018

“Un familiar me dijo ‘medio Mexicali te está buscando’ y yo dije ‘pues qué hice'”, contaría después el afortunado Scooby.

“A mí desde chico me enseñaron que boda sólo hay una vez en la vida y lo que quise es tratar de darle lo mejor a Caro”, dijo Raúl Dávalos, un hombre enamorado que hizo todo lo posible para tener el mejor matrimonio de todos.

Este 29 de octubre es el gran día. Raúl y su novia Carolina por fin darán el sí ante la ley y se casarán. Sin embargo, lo que al comienzo pensaron como una celebración pequeña y con un número reducido de personas, se ha transformado en una gigantesca fiesta. ¿Y lo mejor? Es que será completamente gratis.

Youtube

Resulta que cuando la pareja decidió casarse, notaron que sus finanzas no eran las óptimas. Necesitaban más dinero del que tenían y las opciones eran pocas: o conseguían el dinero o el compromiso debía aplazarse. Pero Raúl no dejaría que esto último sucediera.

La Voz de la Frontera

El enamorado tomó un disfraz de Scooby Doo, el famoso perro que junto a sus amigos resolvía misterios. Caracterizado como él, salió a las calles de Mexicali, capital del estado de Baja California, con un simple cartel en sus manos: “Estoy juntando para la boda”, decía en él.

La gente lo miraba y se enternecía. Así, poco a poco comenzaron a regalarle algo de dinero. En menos de cuatro horas ya había juntado 1.000 pesos mexicanos, unos 50 dólares. Aunque no era suficiente. Pero no se rendiría y continuaría a la espera de juntar más.

Lo que Raúl no supo fue que mientras se encontraba en la calle pidiendo dinero, en las redes su historia se volvía viral. Muchas personas le tomaron fotografías y compartieron su historia, y fue precisamente aquello lo que provocó lo que nadie esperaba.

Youtube

“Un familiar me dijo ‘medio Mexicali te está buscando’ y yo dije ‘pues qué hice'”, contó más tarde el hombre a La Voz de la Frontera. Y era cierto: la gente encontró tan tierno su gesto de amor, que decidió ayudarlo.

Desde distintas partes de la ciudad comenzaron a llegar las intenciones de ayudar. Al cabo de poco tiempo, habían decidido donarle lo suficiente para el salón de eventos, la comida, ropa, la torta y hasta los strippers. “Jamás pensé que iba a llegar tanto”, contó.

Youtube

Asombrados, no podían creer lo que sucedía. Sin embargo, las ayudas no se detuvieron: más personas siguieron donando y le regalaron el servicio de fotografía, traslado para la pareja, maquillaje, el vestido de novio y, en homenaje a su acto de amor, un hombre vestido de Scooby Doo para amenizar la fiesta.

Así, la pareja logró conseguir todo lo necesario para su boda soñada, la que tendrán la oportunidad de disfrutar en los próximos días. ¡Felicitaciones a Scooby y Caro!

 

Puede interesarte