Por Diego Cid
19 Mayo, 2017

Se supone que algunos de ellos no te abandonan, pero su queja por el producto se volvió viral rápidamente.

Una mujer ha compartido un muy “particular” relato en Facebook luego de que le pareciera una idea totalmente inocente lavarse con un gel de ducha que nunca había probado antes. Lamentablemente, las cosas dieron un giro bastante inesperado cuando, según ella, su “vagina se prendió en llamas”. Ni más, ni menos. Lo peor es que el producto sólo tenía una leve advertencia de no utilizarse cerca de los ojos.

Pero para eso, es mejor que leas el relato traducido de forma contextual. La energía con la que describe cómo tuvo que solucionar su ardiente problema es realmente graciosa y es por eso que su publicación en Facebook ha alcanzado 120 mil likes y un sinfín de compartidos.

Um, Original Source… can we talk? I’d like to take you back to around 6.45am this morning, when I stepped into my…

Posted by I Know, I Need To Stop Talking on Wednesday, May 10, 2017

Éste es el relato:

“Original Source… ¿Podemos hablar?”

Quisiera remontarles a las 6:45 a.m. de esta mañana, cuando me metí a la ducha y me di cuenta que mi usual, incluso inocua botella de gel de ducha (“Waitrose Essentials, Rose”) se había terminado. Un poco irritante, pero de forma fortuita, tenía la solución al alcance de mi mano. Una botella nueva y sin abrir de tu gel de ducha “Menta y árbol de té”.

La limpieza de mi cuerpo estaba asegurada una vez más. Respiré en señal de alivio.

Tomé el gel de ducha y comencé a usarlo. Lo usé primero en una pierna, después en la otra, y las afeité con diligencia.

Sí, siéntanse libres de impresionarse con mi defoliación corporal en la mañana del miércoles. Yo también lo estaba. Hasta el momento, todo bien. Lavé mis brazos y afeité debajo de ellos. Limpié mi cuello, pechos, estómago y espalda. Hasta ahí, había tenido una experiencia de baño de primera clase.

Y entonces.

Y ENTONCES.

Oh. Dios. Mío.

MI VAGINA ESTABA EN LLAMAS

Por un momento, no estaba totalmente segura de lo que había sucedido.

¿Había repetido el error nunca olvidado de cuando apliqué la crema depilatoria que era estrictamente prohibida para la parte delantera usándola en la parte delantera? ¿Había prendido mi vello púbico accidentalmente una chispa perdida?

PORQUE JODIDAMENTE ASÍ SE SENTÍA.

Sí, Original Source, tu inocua botella de ese tal llamado gel de ducha, resultó ser un absoluto puto problema. MIS ALETAS ESTABAN EN PUTO FUEGO. Eché una mirada rápida a la lista de ingredientes para ver si contenía gasolina. No fue así.

Había una advertencia, eso sí. “Mantener lejos de los ojos”. ¿Mantener lejos de los ojos? ¿MANTENER LEJOS DE LOS OJOS? Sinceramente, mis ojos eran el menor de los problemas en ese momento.

¿Cosquillas? Esto no me estaba haciendo cosquillas en la chocha. Se estaba quemando pastizal ahí abajo (juego de palabras intencional, agradezcan después).

Unas doce horas después, por fin se había calmado mi parte de-adelante-y-abajo, aunque bien podría estar sufriendo de un aún por confirmar estrés postraumático. Mis ojos eventualmente dejaron de llorar. Y así, bajo el interés de la seguridad pública, pensé que podrían tomar nota de esta misiva.

¿Les podría sugerir renombrar la etiqueta de sus botellas del gel de ducha Menta y Árbol de Té? Algo así como:

“7.927 hormigueos que acosarán tus genitales hasta que griten por piedad”.

Como mínimo, se destacará en los mesones.

En fin, gracias por prender mi mañana… y ahí abajo, pues nunca había cobrado tanta vida.

Besitos”.

¿Qué te ha parecido su reclamo? A mí me parece bastante ingenioso y habla muy bien de su sentido del humor el hacer su queja de esta manera. Esperemos que la marca también la tome en serio.

Te puede interesar