Por Luis Lizama
30 septiembre, 2019

«Si me expongo demasiado tiempo, tengo que volver a casa y tener dos días con todo apagado y no ver la televisión», comenta la afligida mujer.

Llegada la primavera, llegadas las alergias. Aparecen torturándonos y molestando constantemente. Hay otras, en cambio, que lamentablemente están siempre rondándonos, como aquellas a las comidas o el césped, por ejemplo. Ahora, hay otras muchísimo peores.

Esta mujer británica asegura ser alérgica a las redes de Internet inalámbrico Wi-Fi. Lleva 6 años con su auto-diagnóstico y ha tenido que dormir con sábanas especiales para protegerse. 

Totnes Times

Un día comenzó a sentirse extraña: dolor de cabeza, piquetes en el rostro, debilidad y mareo, fueron algunos de los síntomas que la afectaron. Sin explicaciones y en búsqueda de una razón, desconectó el módem y apagó los teléfonos celulares, ahí comenzó a sentirse mejor. Se auto-diagnostió con alergia a las redes inalámbricas.

Totnes Times

Tuvo que combatir con dientes y garras a las redes inalámbricas. Compró una manta especial que evita la radiación y sólo logra descansar cuando se envuelve en ella para dormir.

Incluso cuenta con un medidor de radiación, que utiliza cuando tiene que salir y así evita estar en lugares con altas señales inalámbricas. Cuando se «intoxica», aplica un procedimiento que consta de apartarse de todos los aparatos electrónicos, incluida le televisión.

Rosi Gladwell es Oriunda de Devon, Reino Unido y actualmente reside en España, donde próximamente se implementará la tecnología 5G, dice estar muy preocupada.

«En realidad estoy bastante asustada por el futuro (…) si instalan el 5G, no sé qué será de mi vida, es un asunto aterrador»

Comentó la desafortunada mujer, a través de Totnes Times.

Totnes Times

«Si voy a un café, trato de sentarme afuera y si salimos a cenar me llevo mi medidor conmigo y entonces puedo decidir qué asientos tienen menos radiación y sentarme allí, porque varía mucho en una habitación. Si me expongo demasiado tiempo, tengo que volver a casa y tener dos días con todo apagado y no ver la televisión».

Explicó Rosi Gladwell, a través de Totnes Times.

Afortunadamente vive en un sector poco congestionado y alejado de grandes urbes, porque en caso contrario no sabríamos qué podría pasarle. 

Puede interesarte