Por Cristofer García
17 mayo, 2022

“No creí en la teoría de que porque era mayor, era menos deseable. A los hombres les atraía mucho el hecho de que yo era una mujer fuerte que no quería nada de ellos y estaba al mando”, dijo Laura Friedman Williams, quien se separó a los 47 años de edad.

Nadie nunca debería vivir la traición y el engaño por parte de una pareja, aún menos si se trata de un matrimonio con muchos años de historia. No es de esperarse que la persona a la que se ama y que afirma que ese amor es mutuo decida faltarle el respeto a la relación.

Es por ello que cuando ocurre este tipo de traición no se sabe cómo actuar, porque nadie se prepara para ser engañado por su pareja. Ese era el caso de Laura Friedman Williams, una mujer que luego de un matrimonio de 22 años, su esposo le puso los cuernos.

Laura Friedman Williams

A sus 47 años Laura no sabía como lidiar con esta crisis, pero lo primero que hizo fue romper con su matrimonio. Sin embargo, no lo que no esperaba “descubrir” en esta etapa de su vida es su llamado “superpoder“, como le dice a su capacidad para tener citas con distintos hombres.

De hecho, después de terminar su matrimonio confesó haberse acostado con 8 hombres. Laura conoció a su exesposo en la universidad y desde entonces estuvieron juntos por más de dos décadas, en un relación que trajo al mundo a tres hijos. Sin embargo, también confesó que su vida sexual estaba estancada.

Aunque antes del engaño que sufrió nunca se le pasó por la mente estar con otra persona, después de lo ocurrido descubrió una parte de ella que no conocía. A los 5 meses de romper esta relación, entró en el mundo de las citas y decidió disfrutar de él.

Laura Friedman Williams

Fue a través de la aplicación de citas Tinder que dio inicio a su nueva soltería y se dejó llevar por el momento. “Si quieres acostarte con dos hombres el mismo día, puedes hacerlo. Si quieres tener una cita a mitad del día, eres libre. La única persona que puede juzgarte eres tú mismo. Y si te parece bien, jode a todos los demás”, se decía a ella misma, según comentó en conversación con New York Post, de acuerdo a una publicación de The Mirror.

Laura Friedman Williams

Sin embargo, en medio de tantas citas se dio cuenta que también tenía toda esta dinámica para complacer más a otros que complacerse a sí misma. Pero también le sirvió para reencontrarse con su propio cuerpo.

Laura Friedman Williams

“No creí en la teoría de que porque era mayor, era menos deseable. A los hombres les atraía mucho el hecho de que yo era una mujer fuerte que no quería nada de ellos y estaba al mando”, dijo.

Puede interesarte