Por Cristofer García
27 mayo, 2022

“Hablaba con la gente y ellos podían decirme algo, pero no escuchaba hasta 10 minutos después, así que siempre estaba atrasada en las conversaciones”, relató Janeth Craven, de 67 años de edad, quien nació con síndrome de Treacher Collins.

Las personas que nacen con características físicas distintas al resto merecen ser incluidas como un más. A veces hasta el más mínimo detalle puede hacer la diferencia, porque los hacen sentir parte de la sociedad, como debería ser siempre.

Quien conoce de esas pequeñas diferencias, que tienen un gran efecto, es Janeth Craven, quien padece síndrome de Treacher Collins, por lo cual nació sin orejas. Esta condición afecta al desarrollo de la cara y por ello la mujer de 67 años tiene una particular apariencia.

Familia Craven

Debido a este síndrome, Janeth ha debido recibir una serie de cirugías, una las cuales le permitió tener prótesis de orejas. Desde ese momento, unos 20 años atrás, sintió que su vida cambió radicalmente. Esto no solo le permitió estar más a gusto con su apariencia, sino que le ofreció una mejor experiencia para escuchar.

“Estaba hablando con la gente y ellos podían decirme algo, pero no escuchaba hasta 10 minutos después, así que siempre estaba atrasada en las conversaciones“, relató la mujer de Wakefield, Inglaterra, en conversación con BBC.

Familia Craven

En aquel momento, cuando recibió la operación de los implantes de orejas, se trató de una intervención innovadora en el país. Pudo empezar a escuchar como lo hacía todo el mundo, pero al principio la abrumó tanto ruido.

“Había todos estos ruidos a mi alrededor y no sabía de dónde venían. Estaba parada en el semáforo y me quedé helada porque se escuchaba el sonido del tráfico y cosas como el viento, que nunca antes había escuchado“, contó la mujer.

Familia Craven

¡Aunque fue un momento duro al principio y fue un proceso adaptarse a su nueva forma de escuchar el mundo, afirmó “sentirse más normal” luego de recibir la prótesis. Incluso desde el punto de visto estético fue muy beneficioso para ella, porque sentía que ya podía cortarse el pelo y mostrar sus orejas.

Puede interesarte