Por Alejandro Basulto
25 agosto, 2021

“Pensé que me moriría ahogada con sangre después de una operación de nariz”, declaró Jenna Bentley, quien a pesar de todo aquello, no puede estar más feliz tras las más de 14 operaciones que se ha realizado.

La modelo de portada de Playboy, Jenna Bentley, no siempre tuvo esa apariencia que la hizo tan conocida y querida en el mundo del modelaje sexy. Y es que esta mujer de 32 años tuvo que someterse a más de 14 cirugías plásticas para verse como hoy modela en diferentes fotografías. Estadounidense que además gastó más de 1.372.800 dólares estadounidenses para alcanzar una belleza, que según ella, antes carecía. Lo único que quería antes de hacerse famosa, era verse más linda, sin importarle todo lo que le dolería y tendría que gastar para alcanzar esa hermosura que tanto deseaba.

Jenna Bentley / Twitter

Entre las intervenciones quirúrgicas a las que se sometió, se incluyen el agrandamiento de senos, liposucción y un lifting de trasero brasileño. Operaciones que se hizo, debido a que antes, con su apariencia previa a sus cirugías, se sentía un “patito feo”. Después de realizarse todas estas intervenciones quirúrgicas, esta modelo con casa en Los Ángeles pasó a convertirse en una personalidad de renombre en el mundo PlayBoy, llegando a vivir en la mansión del mismo nombre durante un periodo.

Jenna Bentley / Twitter

“Lo peor que me ha pasado fue después de que me sometí a mi primera cirugía de nariz y uno de los puntos se rompió mientras dormía (…) Me desperté y tenía sangre en la boca y la garganta. Me sentí como si me estuvieran sumergiendo en una tabla de agua, apenas podía respirar (…) Casi me estaba ahogando en sangre, pero eso no es tan malo en comparación con lo que experimentan algunas personas, como despertarse durante la cirugía”

– dijo Jenna Bentley a The Sun

Jenna Bentley / Twitter

Luego de su etapa en la Mansión de Playboy, Jenna siguió realizándose cirugías, incluyendo otra de nariz. Sin olvidar que ha seguido modificando sus senos y se hizo liposucciones en las caderas, muslos y barrigas. Lo que se suma a las operaciones que se realizó en la frente, labios, mejillas, ojos y a un mini lifting facial que se hizo. 

Jenna Bentley / Twitter

“Después de 10 años en el negocio, me he proyectado de cierta manera (…) Pechos grandes, curvas, he trabajado mucho y necesito seguir haciéndolo (…) Te encanta la forma en que se ve, pero el tiempo en que piensas para ti misma ‘debo estar loca, tengo tanto dolor’, nunca lo olvidarás (…) Es como tener resaca. Te dices a ti misma y a todos los que te rodean que nunca volverás a beber, pero si eres adicta, no pasará mucho tiempo antes de que estés planeando la próxima fiesta (…) Tengo una personalidad adictiva y una adicción a la cirugía plástica y siempre estoy pensando en lo que puedo hacer a continuación”

– expresó Jenna Bentley

Jenna Bentley / Twitter

Ella asegura que ve las cirugías plásticas como una manera de hacer mantenimiento a lo que le da ingresos. Y aunque además del dolor y del costo de las operaciones, debe lidiar con las críticas que recibe en línea por su apariencia, es contenta con que por cada persona que la ataca, hayan 10 más que amen el resultado de sus operaciones. Llegando a aseverar, que aún le quedan muchas intervenciones quirúrgicas por hacerse, las que tal vez nunca dejará de realizarse.

Puede interesarte