Por Cristofer García
23 octubre, 2020

Tiffany padece progeria y cree que el yoga la ha salvado, porque los pacientes de esta enfermedad suelen morir de adolescentes. “Vivo la vida al máximo”, asegura.

Una mujer de Columbus, Ohio, Estados Unidos, es la de mayor edad en sobrevivir a una rara enfermedad que envejece a quienes la padecen 8 veces más rápido de lo normal. Tiffany Wedekind tiene 43 años, a pesar de que los pacientes de progeria suelen morir de adolescentes.

Aunque la expectativa de vida suele ser hasta los 15 años, Tiffany ha vivido casi tres veces más. No obstante, el avance de sus prematuras arrugas y pérdida del cabello la acompañan desde muy temprano.

Tiffany Wedekind

Ella tiene un secreto que crees que es el responsable para una vida tan longeva para una paciente de esta patología: el yoga. Cree que la práctica de esta actividad física le ha dado más años de vida.

“Hago todo lo posible para mantenerme saludable porque tengo mucha suerte de estar todavía aquí. Mi mentalidad es que podría irme en cualquier momento y estoy haciendo todo lo posible para disfrutar de la vida que tengo”, dijo Tiffany en conversación con Metro.

Tiffany Wedekind

“Envejezco mucho más rápido que los demás y, para ser honesta, no estoy segura de por qué he vivido tanto tiempo y he sobrevivido a (diferencia de) otras personas con progeria. Creo que podría ser porque me cuido bien”, agregó.

Su propio hermano, Chad, logró vivir hasta los 39 años y murió por complicaciones relacionadas con la progeria. Él también superó la esperanza de vida de 30 años que le habían dado anteriormente.

Tiffany Wedekind

De los 179 pacientes en el mundo con progeria, Tiffany es la de mayor edad de todos. No obstante, su logro no se queda solo en eso, sino que también se cree que es la más longeva de toda la historia de personas con esta enfermedad.

“Siempre he sido muy activa, hago paseos en bicicleta, hago yoga y trato de mantenerme fuerte. También creo que eres lo que comes, por eso como de forma saludable y trato bien a mi cuerpo. Estoy viviendo la vida al máximo mientras puedo porque he visto lo corta que puede ser la vida”, contó.

Tiffany Wedekind

“Estoy asombrada de que todavía estoy aquí, así que estoy tratando mi vida como mi hora de recreo”, añadió.

Se enteró que padecía progeria cuando ya tenía poco más de 20 años, habiendo vivido con la enfermedad durante mucho tiempo de manera inconsciente. Con su hermano pasó lo mismo, al saber que ambos la heredaron de su madre.

“Cuando era pequeña, me di cuenta de que me estaba desarrollando de manera diferente a otras chicas que eran mis amigas. No me afectó de ninguna otra manera, aún podría hacer las cosas que quiero. Fue cuando mi cabello comenzó a caerse y perdí los dientes cuando tenía poco más de veinte años que comencé a ir al médico”, relató.

Tiffany Wedekind

“Pero la progeria es prácticamente desconocida, por lo que nos pasó desapercibida durante mucho tiempo. Solo nos enteramos cuando mi hermano quería tener un bebé y fue a hacerse una prueba genética en un hospital local para ver si tenía algo que pudiera transmitirse”, explicó.

“Todos tuvimos que tomar una muestra de ADN y se envió a un laboratorio en Washington. Cuando volvió, decía que teníamos progeria y en ese momento no tenía idea de lo que eso significaba”.

Sin darse cuenta, tanto ella como su hermano había superado las expectativas de vida de un paciente de progeria común. Desde ese momento les dijeron que hicieran todo lo posible para cuidarse porque no existe cura para tal patología.

Tiffany Wedekind

Desde entonces, ella trata de vivir su mejor vida, cada minuto como si fuera el último.

“Cuando me divorcié, tomé el camino de querer disfrutar de mi vida tanto como fuera posible durante el mayor tiempo posible. Estoy llena de vida y quiero mostrarle a la gente que puedes tener una buena vida sin importar cuáles sean tus circunstancias”, sentenció.

Puede interesarte