Por Alejandro Basulto
27 julio, 2020

Natalie Zamani desde su niñez nunca se sintió cómoda con el género que le asignaron, por lo que confundida y perdida, dio con otras personas como ella y se dio cuenta que era trans.

La vida de las personas transgénero es sumamente difícil en comparación a quienes tiene una identidad de género que sí coincide con su fenotipo sexual (los cisgénero). Ya que ellas, tienen que enfrentar muchas veces situaciones de discriminación y hasta de no reconocimiento de su propio ser. A pesar de que los Principios de Yogyakarta instan a garantizar y proteger los derechos de las personas trans, solo 14 países en América han legalizado el cambio de género, mientras que en Asia 27 y en Europa 37. Sin olvidar que en varias de estas naciones se exige una cirugía previa, lo que significa una limitación y una vulneración para mucha gente transgénero.

Natalie Zamani

Una realidad que exige mucha resistencia y lucha, como bien lo conoce la joven Natalia Zamani, de San Francisco, California. Porque ella desde que era niña nunca se sintió cómoda con su género y por mucho tiempo estuvo confundida y perdida, hasta que dio con otra gente como ella, otras personas transgénero, y fue en ese entonces, en ese momento, en que Natalie se dio cuenta que era una mujer trans.

Natalie Zamani

Fue así como después mucha investigación y asesoramiento con otras personas transgénero, que aprendió que podía tomar hormonas para sentirse más cómoda con sí misma. Para después compartir sus avances logrados en la página Reddit. Fotografías que demuestran un progreso increíble en su transición, viéndose notoriamente más feliz y conforme en cada imagen.

Luego de 14 meses de tomar hormonas, Natalie se estaba encontrando a sí misma.

“Aprendí desde el principio que sentirme de esta manera era algo que tenía que ocultar por completo, pero mis tendencias femeninas aún aparecían en mi personalidad aquí y allá. Sin embargo, eso cambió cuando llegué a mis primeros años de adolescencia y al comienzo de la pubertad. Me sentí disgustada con los cambios que le sucedían a mi cuerpo y era lamentable tener que soportarlos sin poder hacer nada. Esto es más o menos cuando aprendí por primera vez lo que era ser transgénero»

– dijo Natalie Zamani a Bored Panda.

Natalie Zamani

Durante su investigación, dio con información que le mostró que muchas personas que hacían su transición, pasaban por vidas difíciles al margen de la sociedad, debido a que todavía las diferentes comunidades y sociedades no son lo suficientemente inclusivas con la población LGTBIQ.

Natalie Zamani

Por lo que Natalie entendió que además tenía que aprender a ser sigilosa, para mezclarse y esconderse. Lo que le sonó increíblemente solitario y difícil para ella, por lo que por un momento se aguantó y se abstuvo, pero después se dio cuenta, que ella era una mujer y quería sentirse cómoda como una.

Natalie Zamani

«Tenía 27 años, tenía un gran trabajo en tecnología, una relación encantadora y había acumulado confianza en mi vida. La vida era buena, pero aún no estaba cómoda con mi cuerpo. Me di cuenta de que no podía escapar de mi identidad y esperar vivir una vida plena. La aceptación de las personas trans había cambiado totalmente durante mi vida, y no enfrenté la vida marginada por el mero hecho de ser abiertamente trans. Tenía que empezar a vivir mi vida. Fui a Planned Parenthood unos días después de tomar esa decisión y comencé las hormonas (…) Este viaje ha sido el momento más difícil de mi vida, sin dudas. Pero también ha sido el período más maravilloso de crecimiento. No hubiera sido posible sin las personas increíbles que tengo en mi vida: mi familia, mis amigos y mi increíble pareja han sido mi mayor fuente de apoyo (…) En los últimos 14 meses, me he convertido en la persona que realmente soy y comencé a encontrar un amor interno que nunca antes había estado allí»

– contó Natalie Zamani.

Natalie Zamani

Esta bella y segura mujer trans tiene Instagram, para que la puedan empezar a seguir y a demostrarle cariño, para que se sienta cada vez más acompañada y contenta con su transición.

Todas las personas tenemos el derecho de vivir felices y libres de discriminación siendo quienes somos, por lo que ayudemos a Natalie que ella también esté contenta.

Puede interesarte