Por Constanza Suárez
28 septiembre, 2018

Mollie Perrin pesó 480 gramos cuando nació y era tan pequeña que su mano atravesaba el anillo de su padre.

Mollie Perrin nació 13 semanas antes de lo presupuestado, llegando solo a los 6 meses de gestación. Con tan solo 480 gramos, se enfrentó a una batalla colosal por sobrevivir. Era tan pequeña que su mano atravesaba el anillo de su padre, sin esfuerzo alguno e incluso con espacio de sobra.

Desde el comienzo del embarazo el panorama lucía complicado. En su primer examen, los médicos pronosticaron que Mollie viviría por tan solo tres semanas. Sus padres se “derrumbaron” con la noticia. La pequeña sufría restricción de crecimiento intrauterino, lo que significa que no estaba creciendo a un ritmo normal en el útero.  

Pero en abril del 2015 venció al destino y nació vía cesárea. Lentamente ganó peso y cuando tenía 25 días, sus padres finalmente pudieron abrazarla. A fines de agosto de ese año, pudieron llevarla a casa. Pero incluso en Navidad todavía pesaba solo 3 kilos y medio.

MEN Media

Ya han pasado tres años desde su nacimiento y las cosas van mejor que nunca. A principios de este mes comenzó el preescolar, donde ha disfrutado cada minuto.

Su madre, encantada, dijo a Daily Mail: “Es tan fuerte e independiente, es difícil creer que tuvo un comienzo tan traumático en la vida. Ciertamente lo está compensando ahora – y viéndola con su uniforme escolar ahora, es maravilloso ver lo lejos que ha llegado”

MEN Media

A pesar de las predicciones, ella luchó y acaba de comenzar la escuela. “Cuando nació, todos la llamaron Milagro Mollie, y todavía lo es”, agregó.

Sus padres están completamente orgullosos por lo lejos que ha llegado la pequeña¡Ella luce realmente feliz!

MEN Media

Puede interesarte