Por Alejandro Basulto
24 enero, 2020

«Con sus ahorros le compró comida y la desparasitó. La cuida y le da amor», contó su mamá.

Adoptar a una mascota es un acto hermoso, siempre cuando haya un genuino interés y un compromiso de darle todos los cuidados que ella requiera. Y si ya adoptar es hermoso, rescatar lo es aún más. Porque no solo significar el haber estado dispuesto a darle un hogar a un animal que no lo tiene, sino que también, haber actuado en el momento indicado para salvarlo de la vulneración y del sufrimiento que estaba padeciendo.

‎Débora Benkovic‎

Ahora, que el rescatador sea un niño, hace de esto un caso uno aún más bello. Debido a que hablamos de un pequeño, que sin tener los recursos de un adulto y que inspirado por tan solo su tierna inocencia, decidió actuar cuando más lo necesitaba un animal. Gatos, perros, aves, roedores… No importa la especie, lo niños no discriminan, y cuando vean a un animalito en peligro, no tardarán en ayudarlo. 

Débora Benkovic

Basta que tenga una buena crianza el niño, para que sea un potencial rescatador de animales en peligro. Como es el caso del hijo de Débora Bekovic, mamá que a través de una publicación en Facebook dio a conocer el gran corazón de su pequeño.

Débora Benkovic

Quien viendo a una gatita en peligro y sufriendo en un árbol, la rescató. Tenía una oreja dañada y estaba abandonada, y él la curó, financiando con sus ahorros su comida y su desparasitamiento. La adora, y le llama «hermosa».

«La cuida y le da amor. Ella lo sigue para todos lados como si fuera un perrito… Ayer fue su cumple y la temática la quiso de su ‘hermosa’. Hago esta publicación porque veo muchas publicaciones donde consideran a los niños como malos adoptantes… Creo que hay adultos que son mucho peor. Mi hijo con seis añitos demuestra tener responsabilidad para adoptar una mascota»

– escribió Débora en Facebook sobre su hijo y su gatita hermosa.

Débora Benkovic

Caso que como muchos otros le da la razón al poeta y escritor cubano, José Martí, quien decía: «Para los niños trabajamos, porque ellos son los que saben querer, porque ellos son la esperanza del mundo».

Puede interesarte