Por Alejandro Basulto
15 abril, 2019

Su mamá al encontrarlos, no sabía si reír o llorar. Estaba horrorizada, pero no podía evitar ver el lado divertido. Mientras tanto, a su pequeña hija no le gustaba el corte que con mucho cariño le hizo su hermanito.

En Nueva York, Stephanie Leigh venía de su trabajo como enfermera sin saber la sorpresa que se encontraría al llegar a su casa. Sus tres hijos estaban rapados casi como si fueran misioneros franciscanos. Sus cabecitas era dos esferas con unos cuantos pelos que se mostraban rebeldemente.

Twitter: Ian Hagadorn

Y es que al dejar la maquinilla de afeitar eléctrica al alcance de su pequeño hijo Teddy, Stephanie desató su interés por la peluquería, pero no de la mejor manera. Porque el pequeño Teddy, lo primero que hizo fue sacarse unos cuantos mechones de su pelo, para posteriormente ayudar a su hermanito menor Freddy y después continuar con su hermana pequeña realizándole un corte de cabello. Ya que, como todos saben, los hermanos mayores siempre anda preocupados de cuidar a los menores.

Twitter: Ian Hagadorn

Teddy se dirigió hacia su hermana menor Eloise, cortándole sus trenzas rubias como si cortara pasto y continuando con toda la parte posterior de la cabeza. El corte de pelo que Teddy había elegido para su hermanita no era precisamente uno de los más solicitados en las peluquerías.

Twitter: Ian Hagadorn

Y eso lo notó su mamá al llegar. Quien entre lágrimas y risas, horrorizada pero sin dejar de verle el lado divertido, le preguntó a su hija si le había gustado su nuevo corte de pelo, y la respuesta de Eloise fue un claro y rotundo: «No».

Twitter: Ian Hagadorn

Parece que como muchos sospechábamos, Teddy no era un gran peluquero. Y Eloise un poco agitada emocionalmente, le pedía a su mamá que le quitara el pelo, a lo que ella le calmaba diciendo que después le iba a volver a crecer.

Pero claramente Eloise no estaba contenta con el trabajo de peluquería de su hermano. No era una cliente satisfecha con el servicio.

«Mamá, me veo como un niño»

-decía

A lo que su madre respondía:

«No, no te ves como un niño. Eres una chica hermosa. No importa»

Twitter: Ian Hagadorn

Su hermano Teddy se sumó a su mamá y de manera simpática le dijo a Eloise que todavía su cara se parecía a la de una niña. Así que, aunque este hermanito mayor no sea un gran peluquero, al menos sí sabe como consolar a su pequeña hermanita.

Twitter: Ian Hagadorn

Existe también una teoría que explica al afán peluquero de Teddy y sus extravagantes cortes, con la figura de su padre. Un hombre exactamente calvo, a lo Vin Diesel.

View this post on Instagram

The Plucks #familyof5 #wearealllookingatthecamera

A post shared by Stephanie Plucknette (@stephie_leigh_) on

A continuación el video que grabó Stephanie al ver a sus hijos:

Y el video del final feliz:

 

Puede interesarte