Por Valentinne Rudolphy
3 septiembre, 2015

Y repetir infinitas veces la pronunciación para que otros comprendan.

No es que sea la gran cosa, pero en este mundo tener un nombre ya un poco diferente o especial, es todo un proceso. Sí, hay muchas personas con nombres comunes e iguales, y puede ser algo así como un privilegio haber tenido padres un poco más creativos y originales, pero mientras creces la experiencia no es siempre la mejor. En especial si eligen un nombre con difícil pronunciación.

Mi nombre no es tan especial, la verdad. Es bastante parecido al común Valentina, pero con una pequeña variación al final: Valentinne. Y este se pronuncia con acento prosódico (énfasis en la pronunciación) en la primera sílaba, podría escribirse como: Vá-len-tin. No parece tan difícil ni único, pero se escribe distinto a cómo se pronuncia.

Captura de pantalla 2015-09-01 a las 12.09.12

Nerea Alós.

Mi madre dice que me nombró así ya que tenían en mente Valentina, pero estaba muy de moda en la época, así que fue su manera de hacerlo diferente. Ella tenía 19 años cuanto tuvo esta gran idea. La intención es muy buena. Ella estaba viendo una película cualquiera, o simplemente pasó por un canal y vio el nombre en los créditos. Y listo, nombre para la bebé.

Mientras crecía creo que nunca tuve una noción clara de cómo se pronuncia… tomando en cuenta de que mi mamá lo vio escrito, nunca hablado. A ella tampoco le interesaba que lo pronunciaran distinto, sino que al escribir lo fuera (gracias, mamá). El punto es que ella no era la única persona del mundo que me conocería a mí y a mi nombre, entonces ahí se enreda la cosa.

Captura de pantalla 2015-09-01 a las 12.08.35

@mimielashiry.

Siempre en mi casa me han llamado Valentina, no creo que nunca hayan dicho mi nombre de otra manera. Por lo que muchas veces durante mi vida me preguntaba: ¿Por qué? ¿Cuál fue la idea? En realidad, sé que no es algo nada de terrible, pero mi madre nunca pensó en que sería yo la que iría por el mundo explicando “se pronuncia de esta manera…“.

Más me molestaba cuando era más joven, y lo decían de todas las maneras. El nombre es francés, pero mucha gente presuntuosa lo decía “Valentain” (supongo que algo como el día de San Valentín en inglés). A todo esto, le sumo que cuando conozco personas soy muy tímida, y ya solo tener que elevar mi voz para decir “Se pronuncia…hacía que me pusiera roja como un tomate.

Captura de pantalla 2015-09-01 a las 12.09.17

Nerea Alos.

Mi lucha más grande ya pasó, en la universidad y colegio donde cada vez que había un profesor nuevo, pasaba esto. Finalmente me terminaban diciendo “Vale” algunos. Y desde hace unos años comencé a utilizarlo como se debe, pero aún me da algo de vergüenza (y aburrimiento) tener que deletrear al final cada vez que voy a supermercado, o al banco, o lo que sea.

De todos modos con los años dejé de repudiar tanto a mi madre por haberme puesto un nombre que ni ella sabía decir. Y me parece bastante bueno tener algo que suena y es distinto, al menos donde yo vivo. Pero, realmente, a veces prefiero simplemente evitar las repeticiones y molestias, y simplemente acortar mi nombre.

Puede interesarte