Por Luis Lizama
12 enero, 2021

Su nombre es Aryana y trabajó duro por varios días, para alcanzar a escribir todas sus tarjetas antes de Navidad. Sabía que muchos de los abuelos residentes no podrían ver a sus familias, así que quiso contagiarlos con un poco de su felicidad.

La bondad y empatía son valores fundamentales para este mundo. Son cada vez más difíciles de encontrar, pero incluso pueden estar en alguien de tan solo unos pocos años de vida.

La pequeña Aryana Chopra es un claro ejemplo de lo que hablamos. Tiene apenas 5 años de edad y pudo imaginar lo que sentirían cientos de ancianos para la pasada Navidad, ya que muchos no pudieron estar con sus familias. Pensando en eso, la niña escribió 200 tarjetas para llevarlas hasta el hogar, en la ciudad de Nueva York y así contagiarles de su alegría. 

Nitin y Shachi Chopra

Todo comenzó cuando Shachi, la madre de Aryana, encontró a la pequeña trabajando duro en lo que parecían ser tarjetas de Navidad. Claro, todo ocurrió hace un mes aproximadamente, antes de fin de año. 

Conversando, mamá notó la hermosa empatía de su hija. Decidió llamar al asilo de ancianos, preguntando cuántos residentes tenían.

“Me dijeron que el número era 200. Regresé a Aryana y le pregunté: ‘¿ Podrás hacer 200 tarjetas?’. Ella dijo: ‘Sí, mami, puedo hacer eso’

Para ella, a una edad pequeña, pensar de esta manera, mi corazón se derritió por completo”.

–dijo Shachi Chopra a medios locales–

Nitin y Shachi Chopra

Así entonces la familia completa se comprometió con este bello y noble gesto, que tuvo a Aryana trabajando arduamente durante dos semanas. Escribió “Felices Fiestas”, dibujó muñecos de nieve y adornos de Navidad. Quería que todo quedara perfecto para los ancianos del hogar Willow Point Nursing Home (Vestal, Nueva York).

Pero eso no fue todo, porque no contenta con sus cartas, decidió gastar sus ahorros y comprar un gran regalo para el hogar.

“Quería conseguir un pastel, pero el pastel no estaba permitido debido a la pandemia. Así que tenemos una estatua de Santa Claus y un jarrón grande”.

–dijo mamá–

Nitin y Shachi Chopra

El asilo agradeció a través de sus redes sociales, destacando la solidaridad y bondad de la niña. No es necesario ser un adulto para ser noble. 

Llevó muchísimas sonrisas al hogar, tocando el corazón de muchos ancianos que no pudieron ver a sus familias. Los hizo sentir acompañados y queridos. Un gesto de amor para aplaudir de pie.

Puede interesarte