Por Alejandro Basulto
14 abril, 2020

Comprendemos totalmente a este amiguito y su ataque devorador.

Los huevos de Pascua son parte de una de las tradiciones más añoradas por los niños de todo el mundo. Ya que después de Navidad, fecha en la que se acostumbra a recibir regalos, que por lo general, son juguetes. En Semana Santa, la festividad del Conejo de Pascua es celebrada entregándose huevos de chocolates, los que obviamente son devorados por los más pequeños de la familia.

Hannah Walsh

El que fue el caso del hijo de Hannah Walsh. Debido a que habiéndose preparado ella para el domingo de Pascua, ese día se encontró con una sorpresa por parte de su pequeño hijo de tres años, Calum.

Ya que mientras Hannah se esforzó en tener un montón de ricos huevos de chocolate para la familia, y al mismo tiempo, se preocupó de dejar todo bien cerrado, para que nadie entrara donde los tenía guardado y se los comiera antes de tiempo. Su bebé, el más pequeño de la casa, fue capaz de superar las barreras para lactantes con tal de llegar a sus preciadas golosinas.

Hannah Walsh

Las puertas para bebés no fueron rivales para este simpático y travieso niño de tres años. Quien las logró abrir y se dirigió hacia la cocina para comer ese rico chocolate que al parecer hace tiempo le tentaba. Fue así como este pequeño procedió a servirse el chocolate, pero en vez de contentarse con morder de solo un huevo, abrió todos, mordiendo cada uno.

Posteriormente, Hannah dio con las escenas del crimen. Compartiendo después en sus redes sociales las imágenes de las cajas de cartón y los restos de huevos de chocolates rotos y esparcidos por toda la cocina. No le costó saber quién era el culpable, debido a que Calum en su rostro tenía toda la evidencia, estando este manchado con todo el chocolate que saboreó.

Hannah Walsh

“Estaba cubierto de chocolate: ¡sabía lo que había hecho! ¡Es muy listo este chico!”

– dijo a Hanna a UNILAD.

Lamentablemente, hubo otro gran afectado por el desastre realizado por Calum. Ya que el hijo mayor de Hannah, Conor, se había mentalizado todo el día anterior para comer chocolate. Sin embargo, el piso de la cocina estaba recién limpiado y esta madre algo logró rescatar para que toda la familia pudiera disfrutar de los sabrosos huevos de pascua. Hace poco Hannah estuvo de cumpleaños y ya aprendió a esconder mejor la comida, en ese caso, su pastel.

 

Puede interesarte