Por Monserrat Fuentes
27 agosto, 2018

Es conocido en las redes sociales como «Paul Flart» y es todo un experto en la «liberación de gases». Trabajando como guardia de seguridad en un hospital, aprovechaba cuando estaba solo para darle material a sus miles de seguidores.

Para ser famoso en internet es necesario tener un sello especial, algo que te identifique y que te haga destacar de los demás, algunos tienen belleza, otros sentido del humor, otros tienen creatividad y algunos tienen… flatulencia. Sí, un gaseoso hombre de Florida utilizó todos sus pedos para crear una base de leales fans.

Su nombre es Doug, pero es conocido por su pseudónimo «Paul Flart» y trabajaba como guardia de seguridad en un hospital, digo trabajaba porque recientemente fue despedido debido a su asqueroso hábito.

@paulflart

Durante seis meses Doug se grabó a sí mismo lanzándose gases en su puesto de trabajo.

Sentado en su escritorio, se cercioraba de que estuviera solo y comenzaba con la «sinfonía». Algunas veces fue sorprendido por las personas que transitaban por el hospital y en otras pasó desapercibido, por lo menos con el ruido (lo más probable es que el olor lo delatara de todas formas).

Poco a poco fue formando una comunidad e internet y el número de seguidores comenzó a aumentar, ahora tiene 72 mil seguidores en Instagram y más de 4 mil seguidores en Youtube.

¿Cómo se le ocurrió hacer fama en torno a los pedos? Doug le dijo al medio local Vice, que los gases son universales y que no se necesita saber un idioma especial para reconocerlos, «trasciende todos los idiomas. No es necesario traducir, es divertido», le dijo al medio.

Todo comenzó cuando Flart se mudó a Florida desde Nueva Jersey para ayudar a su madre después de que su padre falleció. Consiguió trabajo como guardia de seguridad y su alegre y simpática personalidad de «chico divertido» convenció a la gerencia de darle el puesto de primer punto de contacto con los visitantes.

Además de saludar y asistir a los pacientes, Doug tenía bastantes tiempos muertos, en los que no tenía nada más que hacer que quedarse sentado en su escritorio esperando que algo pasara, durante una de esas pausas divagó en un loca posibilidad que finalmente se convirtió en su hobbie.

#paulflart #legend #AmericanHero #security #observeandreport #nofakes #Flartarmy

A post shared by Paul Flart (@paulflart) on

«El vestíbulo tiene una gran acústica y, naturalmente, todos nos tiramos un pedo. Un día grabé uno bastante bueno y obtuve un sonido realmente bueno, así que la próxima vez que lo grabé lo envié al chat de mi grupo de amigos», relata el hombre.

Desde ese día nació «Paul Flart» y empezó a grabar videos a diario, todos cortos de aproximadamente 5 segundos que registran el sonido de un gas.

Scary. #paulflart #fart #security #observeandreport #nofakes

A post shared by Paul Flart (@paulflart) on

Pero lamentablemente el precio de la fama fue más grande de lo que él pensaba y después de seis meses autoridades del hospital decidieron que ya no podía trabajando con ellos.

Doug transmitió su despido en vivo por Instagram, donde sus fanáticos quedaron completamente sorprendidos con lo ocurrido, el hombre que lo despidió le dijo que no podía andar lanzando gases en el trabajo a diestra y siniestra.

Ahora pretende vivir de de internet y aprovechar su fama que según él traspasa fronteras, «he tenido gente de Holanda, Alemania y el Reino Unido enviándome DMs y diciendo que es lo mejor de todo. Esto ilumina su día. Algunas personas dijeron que su semana había sido tan mala y luego encontraron mis videos y se rieron y les dio alegría, lo que para mí es genial. Como si yo fuera todo sobre eso. No podría pedir mejores cosas», finalizó.

Mira aquí como lo despidieron 🙁

Puede interesarte