Por Elena Cortés
19 Mayo, 2017

Su transformación es alucinante.

Durante el reciente programa de TLC, “My 600lb Life: Where Are They Now?”, se dio a conocer la historia de Milla Clark, una mujer de 48 años quien en algún momento llegó a pesar unos 340 kilos que le impedían llevar una vida normal. Literalmente, no podía hacer nada más que estar echada en su cama y de vez en cuando pedirse una pizza de delivery. El día que perdió a su esposo se dijo a sí misma que las cosas ya no podían seguir con ese ritmo, y por fin tomó la importante decisión de cambiar su vida por completo.

Cuando Elroy, el esposo de Milla Clark, sufrió de un ataque al corazón, días antes de fallecer, y ella no pudo levantarse de su cama ni para ir a despedirse de él, se dio cuenta que tenía que ponerle un pare a su vida actual y comenzar a cambiarlo todo. 

TLC

Ella temía quedarse no solamente sin esposo, sino que también sin sus cinco hijos.

TLC

La vida de Milla ha sido bastante difícil. Sus tres mayores hijos, Jacob, Hannah y Caleb, han vivido una rutina insoportable por varios años. En las mañanas tenían que levantarse antes del amanecer para ir y bañar a su madre porque ella no lo podía hacer por su propia cuenta. Y después tenían que encargarse de todas las demás tareas en la casa.

TLC

Cada día de mi vida ha sido una completa miseria. He estado atrapada en estas cuatro paredes por más de dos años. Durante todo este tiempo no me he parado, lo único que podía hacer era comer y dormir“, contó a TLC.

TLC

Confesó, al mismo tiempo, que lamenta todo lo que le ha hecho a sus hijos, porque hasta han tenido que lavarle sus partes íntimas varias veces para prevenir que no se contagiara de ninguna infección. “Es completamente humillante”, dice.

TLC

Pero, la situación de obesidad de Milla ha sido algo que la ha atormentado desde niña. Cuando tenía apenas tres años, ya se burlaban de ella y la llamaban “gorda asquerosa”. 

TLC

Al ser más pequeña, la mujer nunca relacionó sus hábitos alimenticios con su ganancia de peso. 

TLC

Su madre y sus hermanas tampoco fueron capaces de decirle que tenía que cuidar su imagen. Y cuando acabó la secundaria, conoció al amor de su vida (Elroy), así que no volvió a pensar en todos estos problemas, que después la arruinarían por completo.

TLC

“Amé tanto a Elroy que hasta se me olvidó que estaba gorda. Cuando di a luz a mi primer hijo ya estaba pesando 226 kilos, y aunque sabía que estaba en un estado muy riesgoso, nunca hice nada al respecto”

-Milla a TLC-

Para cambiar su destino, los cinco hijos de Milla se sentaron un día en su cuarto y le dijeron que era hora de darle una visita a un doctor.

TLC

Así, fue llevada a Houston (Texas) y el cirujano Younan Nowzaradan tomó su caso. El proceso iba a ser largo, tal y como lo prometió el profesional de salud, pero lo lograrían.

TLC

Al inicio, le dio una estricta dieta libre de calorías, y así bajó 23 kilos. Después, con la ayuda de sus hijos y su familia comenzó a bajar más y más. Cuando ya había bajado por fin más de 45 kilos, el doctor accedió a operarla para remover la linfedema que tenía en su pierna, la cual pesaba más de 20 kilos. 

TLC

Así, llegó a bajar casi 70 kilos. 

TLC

El plan continuó por dos meses más porque claro está que perder más de la mitad de tu peso no es un proceso fácil.

TLC

Al ya haber bajado 110 kilos en total, el doctor por fin le hizo la liposucción. Y después de la recuperación… Milla pudo caminar por primera vez en varios años

TLC

Hoy, la mujer va a sesiones de fisioterapia para darle mucha más movilidad a su cuerpo.

Se sabe que Milla seguirá trabajando, ejercitándose y comiendo saludablemente para seguir bajando de peso.

¡Sí se puede! 

Te puede interesar