Por Andrea Araya Moya
9 diciembre, 2015

Menos siempre será más.

Hay algunas personas que suelen tenerlo todo. Viven con lujos y no sienten la necesidad de tener cosas que les hagan falta, porque siempre han tenido todo lo que quieren y necesitan. Sin embargo, muy pocas de esas personas realmente valoran lo que tienen y, más aún, a quienes están a su lado.

Creen en lo dispensable, en lo que puede reemplazarse, porque así se han acostumbrado. Si pierden algo tarde o temprano llegará algo más para suplir esa falta, y es por eso que no sienten ese deseo y esa iniciativa de tomarle un gran valor a las cosas. La mayoría suele ser así.

Otros, en cambio, no. Quienes han crecido siempre con poco siempre han tenido que soportar esas faltas que suelen causar pesar y angustia. Sin embargo, esas mismas personas que crecieron con poco suelen aprender más de la vida y a tomarle más valor a las cosas.

Cuidan lo que tienen. Aprenden. Valoran a quienes les rodean. Buscan salir adelante por sus propios medios y se vuelven creativos por eso. Porque tener bolsillos vacíos no significa tener una mente vacía. Al contrario, quienes menos tienen suelen ser quienes más aprenden y saben de la vida, porque han tenido que vivir experiencias que han puesto a prueba su coraje y fortaleza y eso, sin duda, les ha enseñado mucho más de la vida.

Menos siempre es más, esa es la regla, y en este sentido se cumple, pues quienes han crecido con poco han aprendido más y han sabido valorar más a las personas y a entenderlas. Son como un libro abierto de consejos y sabiduría, porque han vivido experiencias que quizá no todos han vivido. La vida los ha amoldado y los ha convertido en personas fuertes y sabias, siempre dispuestas a aprender más y más.

No es extraño ver a alguien creativo y que siempre encuentra la solución y luego darse cuenta de que no ha vivido con lujos, que no es de esas personas que lo tienen todo, pero que, sin duda, lo que tienen han sabido ganárselo a base de esfuerzo y valentía. Es por eso que cuando conoces a alguien que ha tenido una vida humilde siempre te dirá que valora lo que tiene, porque le ha costado obtenerlo.

Y es así.

En esta vida es necesario ser humilde, vivir experiencias y aprender a ser fuerte. Porque así tendrás asegurado el camino hacia la felicidad.

Puede interesarte