Por Cristofer García
12 mayo, 2022

Al menos 6% de las personas que asisten a los gimnasios consumen esteroides para acelerar el crecimiento de sus músculos, sin embargo, los resultados de esta práctica irresponsable es sumamente perjudicial.

Algo que se tiene muy claro es que la práctica de deportes es beneficiosa para la salud de las personas, pero de lo que poco se suele hablar es de que llevar esto al extremo puede arrojar un resultado totalmente contrario.

El abuso de los ejercicios físicos y el consumo de sustancias anabolizantes puede generar consecuencias perjudiciales en el organismo, como suele ocurrir con aquellos que se obsesionan con querer cambiar su cuerpo de forma radical, pero sin hacerlo de forma responsable.

Unsplash (foto referencial)

Según reseñó El País, un 6% de las personas que asisten al gimnasio consumen este tipo de esteroides para incrementar su masca muscular de forma más rápida, siendo los hombres mayores de 18 años aquellos con más incidencia, con un 7,9%.

Sin embargo, lo que poco se suele mencionar sobre los anabolizantes es que pueden generar reacciones negativas y permanentes en el organismo. El atractivo de los esteroides que acelera el proceso y ofrece a los atletas poder estar en su forma ideal en menos tiempo, de acuerdo a Aida Natalia Arranz Guerrero, residente de Medicina de Familia y Comunitaria en Granada.

Unsplash (foto referencial)

“Los anabolizantes te pueden llevar a conseguir los mismos resultados que el ejercicio, pero sin tener que esperar. Hay un efecto boca a boca que se genera en los gimnasios, un mundo muy visual en el que la gente se compara constantemente. Unos se lo recomiendan a otros y se comienza a consumir sustancias con inconsciencia y desconocimiento, sin tener ni idea del efecto que pueden tener sobre el cuerpo”, explicó Guerrero.

Una de las principales consecuencias negativas en los hombres es la esterilidad que pueden generar los esteroides. Un joven de más de 30 años identificado como Nacho, reveló en conversación con El País que el consumo de estas sustancias le ocasionaron una reducción significativa de sus testículos.

Unsplash (foto referencial)

“Yo posiblemente sea estéril ahora mismo, y de manera irrecuperable“, expresó Nacho.

Esta reacción se da porque el cerebro al dar cuenta que existe un exceso de testosterona en la sangre, no la produce más y ahí se dan este tipo de resultados en el organismo. La recomendación médica es evitar el uso de estas sustancias de forma irresponsable.

Puede interesarte