Por Ronit Rosenberg
22 enero, 2018

Se cansó de que le preguntaran cuándo iba a casarse.

Una ceremonia en la azotea de un apartamento en Brooklyn, un vestido de novia estilo vintage, ramo de flores, familia y amigos cercanos. Erika Anderson tenía todo para una boda perfecta, sólo le faltaba una: con quién casarse.

A sus 36 años ya estaba cansada que todo el mundo le preguntara hasta cuándo estaría soltera, así que decidió unirse a la extraña tendencia de la sologamia. Este concepto define a las personas que han decidido mantener una relación consigo mismos.

Erika Anderson

Erika comenzó a planear su boda, incluso escribió votos matrimoniales y subió hasta el altar sabiendo que ningún novio vendría. «Es hora de que las mujeres nos digamos sí a nosotras mismas», dijo Anderson a la CBS. A la ceremonia llegaron unas 30 personas, quienes la apoyaban en esta bizarra decisión de casarse consigo misma.

Erika Anderson

Los que apoyan esta tendencia dicen que es algo muy favorable ya que evitas que te rompan el corazón y aunque suene una idea muy loca, es algo que está cada vez más de moda alrededor del mundo.

«La sologamia es un grito, una reivindicación: estamos bien solos. No necesitamos a nadie que nos complete, puesto que ya somos una persona completa. Podemos aceptar a alguien a nuestro lado, ¡pero no nos hace falta! Y, quizás, solo quizás, un movimiento semejante no sea tan descabellado», confesó Erika Anderson a la cadena de televisión CBS.

Erika Anderson

Otra mujer que se ha unido a esta práctica es la fotógrafa Grace Gelder, quien incluso quiso contratar una planificadora de bodas. Dijo sus votos matrimoniales frente a un espejo. «Eso fue, al menos, una decisión divertida de última hora. Decir mis votos en voz alta frente a mis amigos y seres queridos fue realmente empoderador, puesto que sabía que aquella gente me lo recordaría durante años”, contó a la revista española Yorokobu.

La modelo Adriana Lima, aunque no hizo una ceremonia ni se vistió de blanco, a través de sus redes sociales apoyó esta tendencia dejando en claro que ella tampoco necesitaba una pareja para sentirse completa.

«¿Qué pasa con el anillo? Es simbólico y estoy comprometida conmigo misma y a mi propia felicidad, estoy casada conmigo. Chicas ámense. Y sí, estoy soltera»

-Adriana Lima

¡Vivan las mujeres empoderadas!…pero por favor no caigamos ante la tentación de la locura

Puede interesarte