Por Javiera González Ruiz
5 septiembre, 2018

Todo iba bien hasta que el tatuador puso la máquina de agujas en su cuerpo… Luego, el trabajo se complicó.

Ahora que los empleos se han vuelto mucho más permisivos y flexibles en términos de apariencia con sus trabajadores, un montón de personas se han animado a hacerse su primer tatuaje. Y aunque muchos adviertan que duele, la gran mayoría ni siquiera imagina lo que se siente.

Al menos eso sucedió con este hombre, que luego de entusiasmarse con un tatuaje, se atrevió a hacerlo… el problema, es que nunca imaginó lo doloroso que sería.

Y como no va a doler… si son un montón de agujas pinchando la piel al mismo tiempo.

Facebook @Glynna Jines

Pero a este hombre parecía no importarle, ya tenía varios tatuajes en el cuerpo y se notaba que tenía experiencia. Es más, como solo estaba preocupado de que quedara bien, contactó a un reconocido artista de Illinois, Jason Jones para que tatuara su hombro izquierdo, pues luego de ver parte de sus trabajos en redes sociales, quedó totalmente convencido de que él sería el encargado de dibujarle el diseño que quería.

Cuando llegó el día tan esperado, Jason puso la copia del tatuaje de su cliente dibujada en el lugar exacto donde tatuaría y todo parecía ir perfecto. Sin embargo, cuando apenas comenzó a pasar la máquina de agujas por el cuerpo del sujeto, un extraño sonido complicó su trabajo.

Facebook @Glynna Jines

El hombre no podía creer el dolor que sentía y comenzó a quejarse de una manera tan extraña, que hizo estallar en risa al tatuador, pese a que intentaba mantenerse concentrado.

Pero una y otra vez volvía a reír, luchando por mantenerse en silencio mientras su rostro enrojecía al tratar de aguantar las carcajadas.

Facebook @Glynna Jines

No quiero ni imaginar qué sucedió con sus tatuadores anteriores…

Mira aquí el divertido video:

Puede interesarte