Por Daniela Morano
14 noviembre, 2018

Al menos tenía una bonita vista.

Hay dos tipos de personas en este mundo: las que prefieren ir sentadas al lado de la ventana en el avión, y quienes prefieren el pasillo (y supongamos que existen aquellos que les gusta sentarse entre medio de desconocidos). La ventana puede dar una sensación de conexión con el mundo exterior estando a tantos metros de altura, alejado de la tierra, y el pasillo puede que sea más seguro si temen a las alturas. Aunque si sufren de claustrofobia, definitivamente ni ese ni el asiento del medio son la mejor opción.

Una de las peores cosas que puede ocurrir es subirse a un vuelo de más de 6 horas y darse cuenta que uno no tiene el asiento que esperaba. Sea porque algún irrespetuoso tomó el equivocado o porque uno mismo se equivocó al hacer check-in.

Eso fue precisamente lo que le ocurrió a este hombre japonés, que al subirse en un vuelo desde Estados Unidos al continente asiático, se encontró con que su fila ni siquiera tenía ventana. A su lado, no había más que una pared.

El usuario en Twitter koo_TmS_suke, quien compartió la historia, aseguró que el pasajero en cuestión reclamó inmediatamente. Le hizo saber a la azafata del vuelo que él había escogido un asiento con ventana, y evidentemente no había.

La azafata, con toda la tranquilidad del mundo, escuchó al pasajero y luego se retiro para volver con este papel.

Twitter koo_TmS_suke

Sí, eso es una ventana, con vista al cielo y el mar dibujada en un papel.

El tweet compartido por el usuario testigo de esta divertida respuesta ha sido compartido más de 8 mil veces y recibido miles de likes.

Quien no debe haberse reído con la cruel broma es el pasajero que quedó sin ventana después de todo. Al menos no con una ventana normal.

Puede interesarte