Por Augusto Catoia
26 octubre, 2018

Cuando estás en un aeropuerto, puedes pensar en pocos minutos que algunas personas se van de viaje por un largo tiempo porque tienen maletas gigantes, o que un tipo viajará de vacaciones con toda la familia porque lleva un carrito con una pila gigante de equipajes, que hay personas que ya tienen ropa en su local de destino porque van con un bolso donde apenas cabe un lápiz… Sin embargo, a veces una maleta es más profunda que eso.

A veces una maleta o un bolso pueden decir más que eso, porque cada equipaje que llevas dice mucho sobre ti. Según cómo sea tu equipaje, se puede saber cómo eres tú… Entonces, ¿quieres saber quién eres?

1. El “excesivo”.

Aunque vayas a una playa paradisíaca en las Bahamas, por alguna misteriosa razón llevas ese saco hecho de lana de alpaca y un año de pelos de oveja en una maleta enorme, llena de otras cosas “muy útiles”. Para ti, la precaución es el primer mandamiento. A fin de cuentas, uno nunca sabe si se rompe una Era Glacial durante tus vacaciones y llegas a necesitar esa prenda, ¿no?


2. El “comprador”.

Llevas una maleta extremadamente enorme, desproporcional, titánica… y también extremadamente liviana. ¿Por qué? Porque viajas a otro país para comprarte incluso el aire que respiras, enfrascarlo y colocarlo en tu “súper maleta”.


3. El “ilegal”.

Eres básicamente el “blanco” ideal de Aduanas y de los guardias de los detectores de metales. Sea por distracción o simplemente por no saber bien las reglas, terminas llevando algo claramente prohibido como una navaja suiza, un martillo, una piña podrida… o incluso un perro en tu equipaje despachado.


4. El “mochilero”.

También eres una de aquellas personas que lleva una mochila bien grandota – o, de alguna otra manera, se nota que llevas bastantes cosas. Pero, en tu caso, tu equipaje es casi un kit de supervivencia al Apocalipsis o un búnker anti-nuclear: llevas todo lo que necesitas para aventurarte en un desafiante destino natural porque de eso se tratan tus viajes: escalada, trekking…


5. El “económico”.

¿Conoces a McGyver? Básicamente, es un tipo capaz de sobrevivir con lo mínimo de lo mínimo o transformar un pequeño vaso de papel en una casa. De cierta manera, eres como ellos: tu equipaje siempre es muy pequeño, pero de alguna manera siempre te las arreglas en tu viaje.


6. El “James Bond”.

Con un equipaje como este, el viajero está en un “nivel superior”. Es el viajero absolutamente preparado, metódico, que planifica cada detalle de cualquier viaje. Lleva una maleta perfecta, en las dimensiones perfectas, con el peso preciso, con absolutamente todo lo que necesitas (ni más ni menos). De hecho, es tan ordenado que siempre compras pasajes con anticipación y aprovechas de todas las ofertas disponibles, como las del Buen Fin.

Afortunadamente, aunque no seas esa persona de un “nivel superior” de organización en tu viaje y no lleves “el equipaje perfecto”, también puedes disfrutar de todas las maravillas que el mundo te ofrece para viajar. Sólo tienes que estar atento como el viajante “James Bond”, saber cuándo tocan los días de ofertas, descuentos y aprovechar tus oportunidades

¿Cuál de todos los viajeros eres tú?

Puede interesarte