Por Constanza Suárez
12 julio, 2019

“Una vez que enfrentas ese miedo y lo haces, te sientes mucho mejor en ti mismo(…) definitivamente todavía tengo el apoyo de Dios», dijo Alisha.

Desde que tiene memoria que Alisha Cacace siente que estaba en el cuerpo equivocado.  Criada en una familia religiosa, comenzó su formación para ser sacerdote a una temprana edad a pesar de la lucha con su identidad.

Tras seis años en la era religiosa, la mujer de 37 años decidió que era momento y tras una visita a un bar LGBT se dio cuenta que necesitaba ser fiel a sí misma y comenzar la transición a convertirse en mujer. 

Alisa comenzó su tratamiento hormonal hace un año y confesó al portal británico Daily Mail que nunca se había sentido tan feliz en su vida. 

Cecilia Colussi

“Una vez que enfrentas ese miedo y lo haces, te sientes mucho mejor en ti mismo. Lo mejor que he hecho fue cambiar, no creo que pueda volver», expresó. 

Aunque Alisha también contó que mientras era hombre y estaba en el camino a convertirse en sacerdote, estaba “profundamente” comprometido con su fe, pero que “sabía que algo andaba mal”. 

Cecilia Colussi

Al principio, estaba aterrada de salir de su casa con ropa femenina, pero la comunidad trans local en Basingstoke desde entonces le ha brindado un gran apoyo que necesitaba durante su transición.

Alisha aprecia su tiempo pasado como sacerdote e incluso se ha aferrado a las ropas de sacerdote que solía usar, pero rápidamente admite que también ha dejado atrás esa parte de su historia para disfrutar la vida junto a su hija. 

Cecilia Colussi

«Todavía tengo el apoyo de Dios, definitivamente todavía tengo el apoyo de Dios. Puedo sentir eso», dijo.

Puede interesarte