Por Moisés Valenzuela
25 octubre, 2018

En el mismo hospital, su esposo se debatía entre la vida y la muerte mientras ella daba a luz a su primer hijo.

Si hay un día que Ashley jamás olvidará, será el 16 de octubre: su marido estaba a punto de morir producto de un paro cardíaco y ella se encontraba a horas de dar a luz a su hijo. 

La pareja vive en West St. Paul, Minnesota, y tras 13 años juntos y después de muchos intentos por fin habían logrado el sueño de convertirse en padres. Bueno, estaban a unas horas de serlo.

Facebook / Ashley Goette

Entonces vino lo inesperado: muy temprano Ashley despertó y vio a Andrew jadeando, sin aire y a punto de ahogarse. Sin dudarlo, llamó al 911 y mientras recibía instrucciones telefónicas dio a su marido los primeros auxilios. 

La presión era enorme. Con 39 semanas de embarazo, su marido con paro cardíaco completo y dándole la atención inmediata necesaria, todo podía derrumbarse. Lo que tanto habían esperado pendía de un hilo.

Sin embargo, los paramédicos llegaron a tiempo. Aunque temían un daño cerebral grave en Andrew, lo trasladaron inmediatamente a un recinto asistencial.

Facebook / Ashley Goette

“Cuando salí de la casa, una parte de mí tuvo que asumir que quizás él no volvería a casa”, dijo Ashley a Minneapolis Star Tribune.

Ashley y Andrew se conocen desde los 15 años. “No recuerdo mi vida antes de él, y no quería pensar en cómo sería mi vida sin él”, decía la mujer.

Facebook / Ashley Goette

Durante las siguientes 24 horas, el equipo médico puso a Andrew en un coma inducido médicamente y bajó la temperatura de su cuerpo para darle a su cerebro la oportunidad de curarse. Ashley no se separó de él, hasta que no pudo más: era momento de dar a luz.

Las siguientes 36 horas fueron extremas: en el mismo hospital Andrew comenzaba su recuperación y Ashley tenía a su hijo.

Facebook / Ashley Goette

Afortunadamente, y para sorpresa de muchos, el hombre despertó antes de que su pequeño naciera. Pudo ser testigo de su nacimiento a través de Facetime.  

A las 5.16 am del 20 de octubre, Andrew y Ashley dieron la bienvenida a Lennon, quien a los pocos minutos de haber nacido, fue a conocer a su padre.

Facebook / Ashley Goette

Finalmente, Andrew fue operado y la causa de su paro cardíaco fue resuelta, así que no tendrá futuros problemas similares. Al respecto, aseguró que “no creo que estuviera aquí hoy si no fuera por las acciones de Ashley”. 

Días después, Ashley, Andrew y el joven Lennon fueron dados de alta. Luego de días de mucha desesperación, pudieron volver a casa como una familia lista para comenzar a disfrutar que ahora tienen un nuevo integrante.

Facebook / Ashley Goette
Facebook / Ashley Goette
Facebook / Ashley Goette

 

 

Puede interesarte