Por Cristofer García
21 enero, 2022

“Me dijeron que no podía hacer el trabajo porque estaba demasiado gordo. Me dijeron que no podría empujar una cortadora de césped o subir una escalera”, dijo Hamish Griffin, quien se fue con sus seres queridos 3.000 kilóemtros lejos de casa para empezar su nueva vida.

Ninguna persona merece ser juzgada por su físico y mucho menos menospreciada por ello. Sin embargo, aunque estamos en una sociedad moderna que ha dejado esas discriminaciones en el pasado, es un problema que sigue ocurriendo.

Así es el caso de un hombre en Australia el cual perdió su puesto de trabajo solamente por su cuerpo y su peso. Lo más grave del asunto es que Hamish Griffin y su familia se mudaron a 3.000 kilómetros lejos de donde solían vivir para este puesto, solo para que lo despidieran a él y su esposa dos horas luego.

Hamish Griffin

Según reseñó el medio local ABC News, los Griffin condujeron desde Queensland hasta Tasmania, donde era su nuevo hogar aprovechando la oferta laboral que consiguió el padre del hogar como gerente de un parque. Sin embargo, no esperaban que esta empresa lo echara absurdamente por ser “demasiado gordo”.

Habían pasado Navidad en su nueva casa, preparados para el nuevo trabajo de papá, pero ahora todo se esfumó en cuestión de horas. Cree que la decisión tomada por la empresa vulneró sus derechos.

Hamish Griffin

“Me dijeron que no podía hacer el trabajo porque estaba demasiado gordo. Me dijeron que no podría empujar una cortadora de césped o subir una escalera. He sido administrador de un parque en el noroeste de Queensland durante ocho años; he estado haciendo el trabajo durante ocho años“, dijo Griffin.

Y es que, tampoco su cargo contemplaba labores de fuerza, porque fue contratado para otro puesto. “Era una posición de gestión. Claro, tienes situaciones urgentes en las que podrías tener poco personal, o podrías tener que ir y ayudar a alguien, que es lo que he estado haciendo durante los últimos ocho años en una propiedad más grande, en condiciones más duras”, expresó.

Hamish Griffin

Además, afirmó que su físico no era una novedad para la empresa porque ya lo habían visto. No obstante, la empresa argumentó que la decisión fue tomada por presuntamente tratarse de un problema de salud, creyendo que Griffin se podía lastimar.

“¿Por qué les diría? Tener algunos kilos de más, en mi opinión, no me va a inhibir y no me ha inhibido durante los últimos ocho años para llevar a cabo mis funciones como administrador de un parque”, enfatizó Griffin.

Hamish Griffin

Todo fue muy rápido e impactante, porque solo pasaron una noche en su hogar, donde recibieron al jefe y su esposa. Con ellos brindaron con vino y celebraron la contratación, pero ahora todo parece irreal.

Hamish Griffin

“Estábamos disfrutando de este paraíso que iba a ser nuestro nuevo hogar, y ahora tenía que pensar dónde íbamos a dormir esa noche. Este no era solo un nuevo trabajo que habíamos perdido. Esta era la pérdida de una nueva vida. Nos habíamos mudado por una nueva vida. Me ha destrozado la vida, me ha arrancado el corazón“, manifestó.

Puede interesarte