Ella había olvidado borrar sus «huellas». Los registros de su conversación lo explican mejor.

Cualquier chica con cabello largo sabe que peinarse y no dejar pelos repartidos es prácticamente imposible… A menos de que recordemos tomarlos y botarlos a la basura. Y así sucede la mayoría del tiempo, pero hay veces en que estamos realmente apuradas y no lo consideramos prioridad. Aunque sí lo puede ser para otros.

Vivir con otra persona, ya sea amigo, pareja, familiar u otro, es realmente difícil. La convivencia no siempre es sencilla y hay muchos hábitos que pueden molestar al otro y complicar las relaciones.

Bien lo sabe Keenan Meakin, un joven de 20 años que tiene que lidiar con el cabello que deja su novia, Sophie, cada vez que se cepilla el pelo.

Unilad

Pero, cansado de esta situación, decidió enfrentarla y le envió un mensaje de texto que parece exagerado, pero que en realidad es bastante cierto.

K: Te prohibo que te cepilles el pelo en mi habitación. Estoy aburrido de encontrar pelo en todas partes. Si te jodiera y dejara que un perro collie se quedara aquí 3 veces a la semana, no habría ninguna diferencia».

Sophie recibió el mensaje cuando estaba en plena universidad y explotó en risa. Jamás pensó que a su novio le molestaba tanto que dejara el cabello esparcido por todas las habitaciones de la casa. Y además se enteró de otras tantas cosas que le molestaban:

K: Y tengo que pagar 30 libras (42 dólares) para arreglar mis persianas.

S: Nada de eso es mi culpa

K: Tú rompiste mis persianas…

K:Tú cepillaste tuuuuu pelo…

K: ?????

S: No tenía idea cómo funcionaban tus estúpidas persianas jajajaja. Y qué quieres que haga? Que no me cepille el pelo? Que tenga dreadlocks?

S: Voy a pagar las persianas

K: Cepíllalo en la habitación de mi mamá, donde está el espejo grande

S: Oh Dios! eres tan exagerado

La conversación aunque iba en serio, rápidamente se volvió graciosa y ambos se reían de las respuestas del otro.

K: Solo no lo cepilles en mi habitación, está en todos lados

S: No es mi culpa

K: Tú cepillaste TU pelo en MI habitación, así que parece que sí lo es

S: No voy a cepillar MI pelo en TU habitación

K: BIEN

S: D I S C U L P A

Finalmente, la pareja arregló la situación y quedaron en que ella evitaría cepillarse el pelo en la habitación de él, pues estaba teniendo constantes rabietas por ese tema. Según le contó Sophie a Unilad, hasta la mamá de Keenan tenía problemas con su cabello y también le enviaba mensajes pidiéndole que fuera más cuidadosa.

Keenan, por su parte se defendió diciendo que «Echaba humo. Me puse calcetines para trabajar y habían pelos dentro. Se enredaron entre mis dedos y además hay en todas partes» contó angustiado.

Unilad

Ahora que parecen haber llegado a un acuerdo, Sophie compartió su historia y los usuarios de Twitter se sintieron plenamente identificados con Keenan... Parece que es un problema más común de lo que todos imaginamos.

De todas formas… ¡Hasta yo me alteraría con una situación como esa!

Puede interesarte