Por Teresa Donoso
24 agosto, 2015

Acciones pequeñas y sencillas que pueden cambiar tu día.

No es sencillo lidiar con el estrés y creo que la razón es bastante obvia: tenemos vidas muy ocupadas y cualquier situación tiene el potencial de transformarse en una situación agobiante de un minuto a otro. Si bien creo que hay personas que están mejores equipadas que otras para manejar el estrés (y claramente yo no soy una de ellas) también creo que hay formas en las que podemos ayudarnos a vivir nuestro día a día de forma relativamente exitosa y sin gastar demasiada energía mental preocupándonos. Sea que lo que te cause estrés sea un problema personal, tus estudios, tu trabajo o el futuro, estos son algunos consejos que pueden ayudarte a recordar a vivir el presente, no dejar que el pasado te domine ni que el futuro te agobie y vivir más feliz.

1. Si es posible, toma una siesta

3382

@Torlas

Dormir, aunque sea media hora usualmente nos ayuda a reprogramarnos, sentirnos más descansados y dejar atrás la sensación de agobio. Si no te es posible, siempre puedes intentar estar unos momentos a solas y respirar, cerrando los ojos.


2. Toma una taza de té

Una taza de té y no de café, ya que el café tiene el efecto contrario al que buscamos. Prepara una taza con tu té preferido, si quieres también puedes probar manzanilla o menta que pueden ser relajantes. El ritual de preparar y beber te ayudará a que tu mente se centre en otra cosa.


3. Prueba la aromaterapia

3383

Katya Salnikova

Existen ciertos aromas que pueden ayudarnos a sentir más calmados, ya sea porque los asociamos con algo positivo o simplemente porque tienen un efecto particular sobre mi cerebro. Yo siempre utilizo un roll-on aromático que tiene melisa y naranja, dos aromas que promueven el descanso y la relajación.


4. Camina

También diría corre si es que puedes y te gustas, pero sino, caminar es ideal para despejar la mente especialmente si no estás en casa o si no tienes mucho tiempo.


5. Come una porción de algo que te parezca delicioso

3384

Sandra Gajarova

Digo una porción sólo porque si comemos demasiado corremos el riesgo de comenzar a utilizar la comida como consuelo y de desarrollar algún tipo de adicción a ella. Un pedazo de chocolate, tu pastel favorito o una hamburguesa quizás podrían subirte el ánimo. Sin embargo, mientras comes, intenta no ignorar tus sentimientos y piensa porqué te sientes cómo te sientes.


6. Prueba ejercicios de respiración

Un sencillo ejercicio de respiración de yoga podría ayudarte: respira profundo y mantén el aire durante 30 segundos, luego, lentamente, exhala el aire durante los mismos 30 segundos. Repite cuantas veces sea necesario.


7. Lee tu libro favorito

3385

@musicandmemories

A veces volver a esas páginas que tan bien nos hacen sentir puede ser un gran alivio, por lo que no sería mala idea siempre tener contigo algún libro que te agrade o tenerlo en versión digital en tu teléfono, por ejemplo.


8. Escucha música relajante

Y que sea relajante para ti. No importa si es rock o pop o la típica música de relajación: deja que las notas te guíen hacía tu interior y lejos de este momento de estrés.

Puede interesarte