Por Alejandro Basulto
10 noviembre, 2020

“Estoy tratando de hacer algo por mí misma (…) Si no puedes darme dinero, dame un beso, eso arreglará mi cuello torcido”, ha dicho en sus canciones.

Marlene Alfonso de 69 años, previo a su llegada a Colombia como inmigrante venezolana, ya era conocida en Caracas, su ciudad natal, como una prolífica artista de los vagones del metro. Incluso, llegó a ser tan famosa, que llegó a ser invitada en un programa de televisión local. Sin embargo, la crisis humanitaria y económica de su país, le obligó a emigrar, en dirección hacia Colombia, instalándose en su capital, Bogotá. Donde nuevamente se ha hecho notar gracias a su humor, carisma y dones artísticos.

“Le estoy mostrando a la gente cómo no sentirse derrotada (…) Nuestros corazones no tienen arrugas. Tengo 69 años y todavía hay mucho jugo que exprimir a esta naranja”

– contó Marlene Alfonso a AP.

@ruedareport / Twitter

Ocho dólares al día es lo que logra recaudar esta anciana de 69 años con su divertido y corajudo rap en el Transmilenio de Bogotá. Ahí se ha hecho de un nombre, siendo mejor conocida por su público como “Cindy sin dientes”. Una mujer de mayor edad, que lucha para ganarse la vida, debido a que su falta de ingresos, a pesar de que sufre de glaucoma y no puede ver con su ojo izquierdo, no puede costear un especialista. Mientras tanto, utiliza un palo para evitar caerse.

@ruedareport / Twitter

Además, con el dinero que Marlene gana, también guarda un poco para enviarlo a su tierra natal, donde se encuentra su hija. Ingreso que consigue cantando sobre los hechos de su vida o acerca de la inmigración venezolana, agregándole un toque cómico, para de esa manera, llegar al corazón de los colombianos y que sean más acogedores con sus compatriotas. Inmigrantes venezolanos que han sufrido recientemente de discriminación y ataques xenófobos, viviendo actualmente 1,7 millones en este país sudamericano.

Esta abuela desdentada recibe constantemente a personas que se quieren tomar selfies con ella, además de que muchos otros también han publicados videos de ella en los que sale cantando en los autobuses. Marlene mientras tanto, no para y sigue cantado y haciendo reír a la gente.

“Estoy tratando de hacer algo por mí misma (…) Si no puedes darme dinero, dame un beso, eso arreglará mi cuello torcido”, ha dicho en sus canciones. Lo que la define muy bien, porque a pesar de las dificultades y las injusticias que padece, ella nunca se rinde.

Puede interesarte