Por Luis Lizama
23 julio, 2020

Se conocieron el primer día de escuela e inmediatamente formaron una gran amistad. Pasaron los años, vencieron las estadísticas y para sorpresa de todos caminaron hasta el escenario a recibir su diploma.

El destino puede guardarnos sorpresas difíciles de entender, que superan toda lógica y todo conocimiento. Generalmente esto ocurre con los pronósticos de vida, en el área de la salud. Y es que está lleno de historias de superación, donde la medicina les daba apenas unos años y terminan siendo una vida entera. Así ocurrió con este par de amigos.

Se conocieron el primer día de clases y ambos tenían un 2% de probabilidades de sobrevivir, si es que lograban pasar los 7 años. Trataron de haberles una vida normal, yendo a la escuela como cualquier otro niño y hoy se gradúan caminando hasta el escenario. Siguen juntos, casi en la misma posición y la misma mirada, pero algo cambió: Se convirtieron en verdaderos guerreros. Son inspiración pura.

Reddit – Timfrostyo

Sin dudas que se trata de una imagen hermosa, que el padre compartió a través de Reddit, donde relataron la emocionante historia.

«Mi hijo y su mejor amigo, ambos dijeron que su tasa de supervivencia sería de alrededor del 2%, nunca caminarían y vivirían en estado vegetativo si lograban pasar los 7 años, ¡Ambos caminaron al escenario y se graduaron esta noche! (La foto de la izquierda es del primer día de clases. La derecha es de la graduación de esta tarde)».

Comenta Tom Frost a través de Reddit.

Reddit – Timfrostyo

Pasaron los años, mucho más de 7 y ahora se han graduado de la escuela. Rompieron con todas las estadísticas, los pronósticos y le doblaron la mano a la vida.

No ha sido un camino fácil, es obvio. Sin embargo, este momento debe ser reconfortante para los padres de ambos niños.

Imagen referencial – Pixabay

Odin y Jordan se hicieron grandes amigos, cada uno con sus complicaciones de salud, pero viviendo sus días a concho.

No ha sido un camino exento de problemas «pero leer comentario tras comentario felicitando a nuestro hijo y alabando a estos niños en realidad resultó ser una celebración mucho más grande de lo que podríamos haber soñado», dijo Tom a FOX 5.

Imagen referencial – Pixabay

Ellos ironizan con que los muchachos ya se sienten estrellas, al aparecer en medios de comunicación. Su esfuerzo y ganas de vivir los hacen dignos de ese apodo.

¡Es un tremendo logro! Pero también sus padres merecen un gran reconocimiento. Hay que tener valentía y ser guerreros para llegar al final de este camino.

Puede interesarte