Por Constanza Suárez
15 julio, 2020

El científico habló en un programa de BBC en 1992 y en un festival en Cambridge sobre sus gustos musicales.

El 14 de marzo de 2018, el mundo se despidió del físico Stephen Hawking, quien fue particularmente influyente en el avance de nuestra comprensión de los agujeros negros y la cosmología del universo. Pero el británico no sólo habló de temas del mundo de la ciencia, también se paseó por el mundo de la cultura pop, compartiendo con actores y otros famosos. Incluso expresó su aprecio por algunas de las creaciones más bellas de la humanidad, incluida la música. 

En 1992 asistió a una sesión especial de Navidad del programa de Sue Lawley en BBC Radio 4, Discos de la Isla Desierta, donde los invitados comparten qué música, libro y objeto de lujo llevarían a una isla desierta. En aquella oportunidad, Hawking eligió Middlemarch de George Eliot como lectura y creme brulee como lujo. En música pasó de Beethoven a The Beatles. En el Festival de Música de Cambridge en 2006, eligió 3 canciones más. Aquí recopilamos sus ocho entre esas dos intervenciones. 

lwpkommunikacio/flickr

1. Gloria – Poulenc

Amazon

Hawking le contó a Lawley cómo escuchó por primera vez a Gloria de Poulenc durante una conferencia de física en Aspen, Colorado. “Al lado del centro de física hay una enorme carpa donde se celebra un festival de música”, recordó. “Mientras te sientas a trabajar sobre lo que sucede cuando los agujeros negros se evaporan, puedes escuchar los ensayos. Combina mis dos placeres principales: física y música. Si pudiera tener ambos en mi isla desierta, no querría ser rescatado. No, es decir, hasta que haya hecho un descubrimiento en física teórica sobre el que quiero contarles a todos “, dijo.


 2. Concierto para violín en re mayor – Brahms

Carmen Más-Arocas

En 1957, Hawking, de 15 años, compró su primer LP, una grabación del Concierto para violín de Brahms. En realidad no era dueño de un tocadiscos: “Mi padre había considerado comprar (uno) temerariamente indulgente”, por lo que construyó uno con repuestos. Pero no estaba completamente cautivado por la pieza al principio. “Pensé que sonaba bastante extraño y no estaba seguro de que me gustara. Pero sentí que tenía que decir que sí. Sin embargo, a lo largo de los años, ha llegado a significar mucho para mí”, contó. 


3. Cuarteto de cuerda No. 15 en La menor, op. 132 – Beethoven

Wikicommons

La exposición de Hawking a este cuarteto de Beethoven en particular se produjo a través de la novela de 1918 de Aldous Huxley, Point Counter Point, que leyó como estudiante universitario en Oxford. Un personaje mata al líder de los fascistas británicos, y cuando anuncia el hecho a sus camaradas, toca este cuarteto de cuerda. Sin embargo, algunos fascistas aparecen en su puerta en medio del tercer movimiento y lo matan a tiros. Es la música de crisis de Hawking: “Si supiera que una marejada estaba en camino de abrumar a mi isla desierta, tocaría el tercer movimiento de este cuarteto”.


4. Die Walküre, Acto 1 – Wagner

Amazon

Después de su diagnóstico de enfermedad de la neurona motora, Hawking recurrió a Wagner como “alguien que se adaptaba al humor oscuro y apocalíptico en el que estaba”. En 1964, él y su hermana Phillipa viajaron a Bayreuth para ver el Anillo. “No conocía tan bien el Anillo en ese momento, y Die Walküre, la segunda ópera del ciclo, me dejó una gran impresión”.


5. Réquiem en re menor – Mozart

Stanford University Press

En el momento de su entrevista en la “Isla Desierta”, Hawking todavía estaba abriéndose camino a través de un regalo de cumpleaños número 50 que había recibido a principios de ese año: una caja de los trabajos completos de Mozart. El compositor austríaco era uno de los favoritos de Hawking y sintió que el Réquiem era una de sus mejores piezas.


6. “En Questa Reggia” (de Turandot) – Puccini

Wikicommons

Hawking era un poco cabeza de ópera, añadiendo un segundo a su lista esencial de náufragos. “Uno tenía que ser Wagner, y finalmente decidí que el otro debería ser Puccini”, le dijo a Lawley. Turandot fue su selección: Hawking lo consideró “, con mucho, su mejor ópera”.


7. Sinfonía De Salmos – Stravinsky

EMI

Entre las tres piezas que eligió para el Cambridge Music Festival 2006 se encontraba la Sinfonía de los Salmos de Stravinsky, que, junto con el Concierto para violín de Brahms, fue uno de los primeros discos que compró. “En ese momento, los LP eran muy caros, por lo que no podía pagar ninguno de ellos con un presupuesto escolar”, recordó Hawking. “Pero compré Symphony Of Psalms de Stravinsky porque estaba a la venta como un LP de 10 pulgadas, que se estaban eliminando gradualmente. El disco estaba bastante rayado, pero me enamoré del tercer movimiento, que representa más de la mitad de la sinfonía “.


8. Concierto para violín n. ° 1 – Wieniawski

FoKa/FORUM

Esta pieza fue otra de las selecciones del Festival de Música de Cambridge de Hawking. En la década de 1990, Hawking escuchó el Segundo Concierto para violín de Wieniawski en la radio y se conmovió lo suficiente como para comprarlos todos. Mientras que el Segundo Concierto abrió la puerta, fue el primero que más amaba, en parte debido a la “frase inquietante en el primer movimiento”.

¿Te gustó la selección?

 

 

 

Puede interesarte