De seguro su esposa ahora debe estar totalmente arrepentida.

Muchas veces las relaciones de pareja se van deteriorando por los distintos estilos de vida que llevan. Si bien quizás en un comienzo parecen tener varias actitudes y hábitos en común, al compartir más tiempo juntos es fácil que los defectos salgan a la luz. Eso mismo le pasó a este matrimonio, que terminó acabando porque la mujer, cansada del comportamiento de su marido, lo dejó por otro hombre.

Dean Smith, de 29 años es un hombre originario de Michigan y que luego de pasar por un triste quiebre matrimonial, decidió cambiar su vida por completo.

Resulta que este hombre, cuando aún estaba con su esposa y se dio cuenta de que estaba a punto de pesar 137 kilos, quiso cambiar su estilo de vida no sólo porque quería perder peso, sino que sentía que su esposa “merecía estar con un hombre que se cuidara mejor” y además quería que ella se sintiera orgullosa de él, según explicó a UNILAD.

UNILAD

“Durante la mayoría de mis años de pubertad, me sentí gordo, torpe y poco atractivo. Por eso, cuando comencé a salir con la chica que terminaría siendo mi esposa, me sentí increíble. Me sentí obligado a dedicarle mi vida” contó Smith, quien además agregó que “Siempre creí de verdad que íbamos a estar juntos para siempre. Realmente pensé que íbamos a morir juntos“.

Pero todo se derrumbó cuando en julio del 2017 su esposa lo abandonó por otro hombre y rápidamente se mudó con él y se llevó a sus hijos. Dean había perdido cerca de 10 kilos en ese entonces, pero su esposa ya no sentía lo mismo por él.

UNILAD

Tras la separación fue el período en que más rápido bajó de peso, no principalmente porque estuviera enfocado en lograr su objetivo, sino que cayó en una profunda depresión que afectó sus ganas de comer. “Solo estaba comiendo tal vez uno o dos días a la semana” recordó Dean sobre la época en que bajó más de 20 kilos, y dijo que “puede no ser la historia inspiradora que todos quieren, pero es la forma en que perdí la mayor parte de mi peso. Yo era un desastre emocional”.

UNILAD

Como lo estaba pasando mal, se refugió en sus hijos para encontrar alegría. Y rápidamente se fue dando cuenta de que podía seguirles el ritmo mientras jugaban, así que siguió en su meta de perder peso -motivado en parte por un intento en vano de recuperar a su esposa- y cambió su dieta reduciendo las porciones, se inscribió en un gimnasio y comenzó a hacer actividades físicas con sus hijos como andar en bicicleta, correr, etc.

“No quiero que mis hijos tengan recuerdos de mí sintiéndome mal por la pérdida de su madre, sino como alguien que siempre empuja, especialmente cuando se trata del beneficio de nuestra familia” dijo el hombre que aún mantiene cierta inseguridad sobre su aspecto físico.

UNILAD
UNILAD

“Algunos días todavía me siento poco atractivo y enorme, como si no hubiera hecho ningún progreso en absoluto, pero otros días tengo un complejo de Adonis. He notado miradas de mujeres, lo cual me hace sentir bien, pero en gran medida todavía no estoy preparado para acercarme a alguien” dijo Dean.

Por ahora, sigue enfocado en cuidar su imagen y ser un buen padre.

El amor puede esperar.

Puede interesarte