Por Constanza Suárez
22 enero, 2020

Pedro Pablo Almaguer denunció la situación hostil que vivió en su trabajo. Todo comenzó cuando no le dieron días libres tras casarse porque no era un matrimonio “normal”.

La sociedad avanza, las mentes se abren, pero la discriminación no desaparece. Aún hay personas menospreciadas por otras por su raza, género, e incluso orientación sexual. Hasta son capaces de quitarles la vida por ello.

Pedro Pablo Almaguer denunció en su cuenta de Twitter una triste situación producto de la homofobia: perdió su trabajo por casarse con otro hombre.

El joven contó que hace un año, cuando se casó, aprovechó la prestación de 3 días por matrimonio en la Financiería Mexi, su lugar de trabajo en Monterrey. Su jefe y el director debían autorizarlo. Al conversar con el director de cobranza, Arturo Dávila, la situación se complicó.

Twitter @ptrmty

Dávila le informó a Almaguer que no podía darle esos días porque solo aplicaba para matrimonios “normales”. Si bien Pedro Pablo se molestó, prefirió dejar pasar el incidente. Pero el director ya se había enterado que él era gay.

“Me hizo un infierno mi estadía en la empresa, no perdía oportunidad de hacer chistes homofóbicos en cada junta que teníamos, en juntas en las que no asistía, para referirse a mi era de el ‘jotito éste’ yo aunque de verdad me molestaba demasiado pero no hice pedo por que pendejo”, contó Almaguer.

Twitter @ptrmty

Sin embargo, la situación colapsó cuando uno de los suegros de Pedro falleció y junto a su esposo debían viajar fuera de la ciudad. Entonces le pidió permiso a Dávila, quien se los permitió, pero no lo dejaba tranquilo. Lo llamaba y molestaba. Al volver a su trabajo, se enteró que Dávila no quería pagarle los días de ausencia, solamente porque su esposo es hombre, aseguró el joven.

Almaguer decidió quejarse con el director de Recursos Humanos, Mauricio Quiroz, quien prometió ayudarlo. Lo que finalmente no ocurrió, incluso “empeoró”: lo cambiaron de puesto con la promesa de “mejorar”.

En noviembre pasado los ánimos se tensaron aún más cuando Almaguer decidió celebrar su cumpleaños. Invitó a varios compañeros de trabajo y cuando Dávila se enteró, armó un escándalo porque no lo consideró. Entonces comenzó a hacer eventos sin invitarlo, lo omitía y hacía muchísimos más chistes sobre su orientación sexual. Solo quería que él se fuera, contó. 

Twitter @ptrmty

Pedro decidió hablar con el presidente y dueño de la empresa, Carlos Alberto Villarreal Medina. “Le envié un correo explicando la situación que vivía, literal a los 5 minutos me escribió que fuera a su oficina y estuvimos hablando”, explicó en su Twitter.

Luego agregó. “Super amable hasta le creí que me ayudaría, pero pues al mes, o sea el 7 de enero me corrieron sin motivo alguno, puse”. Puso una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos Nuevo León y en la Conapred México, Institución responsable de la política a favor de la igualdad y contra la discriminación en México. 

Por ahora el caso está bajo investigación, pero Pedro Pablo quiso hacerlo público para que no siga ocurriendo. “Es algo que no puedo cambiar y no debí irme yo, si no el homofóbico y la empresa debe cambiar por que sabían y no hicieron nada. Mejor me echaron a mí”, expresó. 

 

 

 

 

Puede interesarte