Por Luis Lizama
8 noviembre, 2019

Estaban en la funeraria cuando se percataron que aún respiraba.

Probablemente a muchos nos encantaría que, al morir algún familiar cercano, nos dijeran repentinamente que está vivo. Sería un alivio, una alegría inmensa, pero es muy improbable, casi imposible. Decimos casi porque en esta historia sí ocurrió, aunque quizás nunca falleció, por lo menos hasta ese momento.

Su madre había fallecido y ya estaba dentro del féretro cuando descubrieron que no estaba muerta. En la funeraria se percataron que aún respiraba, incluso abrió los ojos.

Cristian Chacabuquero (YouTube)

Ocurrió en la provincia de Buenos Aires, Argentina, puntualmente en la localidad de Chacabuco. María Muñoz tenía 85 años y una enfermedad que lamentablemente la tenía batallando entre la vida y la muerte. 

Según relatan sus hijos (en la fotografía) en un momento les avisaron que había dejado de respirar, estaba fallecida y no había más que hacer. Pero lo que vendría después sería digno de Hollywood.

Revisa la entrevista a sus hijos a continuación:

La leucemia tenía muy mal a María, todos sabían que en algún momento podía fallecer. Así lo confirmaron los médicos, quienes incluso emitieron su acta de defunción. 

Archivo personal familia Muñoz

“Vino la ambulancia de la cochera a buscarla, y cuando la pusieron en el cajón, los hombres que comenzaron a prepararla vinieron y me avisaron que no, que estaba respirando, y lo que más me impactó es ver a mi mamá en el cajón y con los ojos abiertos”

Comenta Gladys Muñoz, hija de María.

La familia pasó por momentos difíciles. Después de todo el triste episodio, María finalmente falleció 7 días después.

La noticia fue confirmada por personal del Hospital Municipal del Carmen y, debido a los antecedentes anteriores, le realizaron varias pruebas para corroborar su deceso.

Desde el centro hospitalario todavía investigan el primer episodio vivido con María, pues se trataría netamente de negligencia médica.

Puede interesarte