Por Maximiliano Díaz
14 noviembre, 2017

Era tal su angustia que incluso tenía miedo de no entrar en su vestido de bodas.

Lynsey Martin tiene 31 años, vive en Merseyside, Inglaterra, y estaba en unas vacaciones en Tenerife cuando su hijo le dijo que él no se subiría con ella a la atracción de flotadores de un parque acuático. ¿La razón? El niño temía que pudieran volcarse por el sobrepeso de su madre.

Martin cuenta que la conversación con su propio hijo la hizo sentir tan humillada, que solo pudo aliviar esa ansiedad comiendo tres helados y varios pasteles.

mirror.co.uk

Preocupada por este episodio, y recordando otros en los que su peso le había traído problemas, decidió que daría una vuelta a su vida. 

En una ocasión anterior, la joven mujer habría quedado atrapada intentando subir a un minibus lleno de turistas en Polonia. Al hablar sobre este hecho, declaró:

«No sabía cómo iba a hacerlo. Tenía que hacerme camino, y tuve que disculparme con todos mientras pasaba porque mi trasero golpeaba a todos detrás de mí. y mi barriga a todos delante de mí. Estaba muerta de vergüenza. Nadie decía nada, pero pude sentir cómo me sonrojaba. Nunca me había sentido tan avergonzada ni humillada.»

mirror.co.uk

Martin tiene una escuela de danza en Liverpool, y asegura haber ganado peso después de haber sido madre. Rechazó la propuesta de matrimonio de quien llevaba siete años siendo su pareja, porque tenía miedo de no entrar en su vestido de bodas.

Cuando la gente me preguntaba, me encogía de hombros solo de pensar en casarme mientras todos me miraban horrorizados. No podía soportar la idea de la gente mirándome, y yo en un vestido de bodas gigante.

mirror.co.uk

Así que, finalmente, después del incidente con su hijo de siete años en el parque acuático, la inglesa decidió cambiar sus hábitos alimenticios. Y ya ha logrado perder casi 40 kilogramos.

Se unió a un grupo de Slimming World,  una famosa entidad que ayuda a sujetos con problemas de peso, y ha logrado un increíble cambio en su cuerpo.

mirror.co.uk

Ahora, Lynsey ya está lista para un lindo vestido de bodas y poder casarse.

Finalmente, y para dar hablar de su tan esperada boda, Lynsey dijo:

«Lejos de temerle, lo que quiero es caminar lentamente por ese pasillo, asegurándome de que todos puedan verme ahora que he perdido todo ese peso, y el que sé que está por venir.

Puedo ser la novia hermosa. Siempre he querido serlo. Estoy tan emocionada, no puedo esperar.»

 

Puede interesarte