Por Constanza Suárez
24 enero, 2019

Emily Nicholson ganó 31 kilos debido al tratamiento contra el cáncer cerebral que la aquejaba. Su novio no quiso casarse con ella así. Menos mal se deshizo de se hombre antes que fuera demasiado tarde.

En 2012, Emily Nicholson se mudó con su familia de Inglaterra a Australia, donde comenzó a trabajar como gerente de un bar y promotora de clubes. Hasta que le diagnosticaron cáncer cerebral por astrocitoma en 2016, y toda su vida dio un giro total.

A pesar de la enfermedad, Emily y su entonces novio, Jamie Smith, de 24 años, ya habían comenzado a hacer planes para casarse. Cuando le avisaron en enero de 2017 que le a la joven le quedaba un año de vida, no desistieron de su idea.

Facebook/Emily Nicholson

Pero de pronto, las cosas cambiaron radicalmente y Jamie ya no quería compartir su vida con Emily. Una semana antes de su boda, decidió cancelar todo, por -nada más y nada menos- que por mensajes de Facebook, según relata Emily. Pero que su ex novio niega.

La pareja planeaba casarse en agosto de 2016, pero decidieron posponerla porque la joven debía someterse a una cirugía. Incluso hablaron sobre congelar los óvulos de Emily para tener hijos más adelante, cuando se recuperara.

En el mensaje, Jamie escribió que no quería estar con ella hace bastante tiempo. “Fue horrible. Dejó muy claro que no me amaba. Sentí que era por la forma en que me veía y lo que había sucedido”, dijo Emily, según consignó el portal Daily Mail.

«Ahora no siento nada por él, me lastimó, pero no tiene sentido molestarse por eso. Solo he tenido que ser fuerte con todo eso”, agregó.

GoFundMe/Emily Nicholson

Emily atribuye el abrupto término a que ella ganó 31 kilos, producto del tratamiento con esteroides que debió seguir para combatir su tumor.

Puede interesarte