Por Moisés Valenzuela
28 noviembre, 2018

En su cuarto intento esperaba tener una niña. Lo logró, pero la pequeña venía con dos acompañantes.

Una de las primeras alegrías de Chloe Dunstan fue casarse con su mejor amigo. Ella y Rohan decidieron que, tras años de amistad, querían estar juntos.

Tiempo después, la alegría comenzó a crecer con la llegada de sus hijos. Uno tras otro fueron sumándose tres hermosos pequeños que ahora tienen 6, 5 y 4 años. Eran una familia perfecta.

Sin embargo, sólo una cosa faltaba para que Chloe tuviera todo lo que soñó: ser madre de una niña.

Facebook / Chloe Dunstan

Sabiendo que no descansaría hasta conseguirlo, la mujer y su esposo decidieron intentarlo. Aun cuando existían posibilidades de que su bebé nuevamente fuera hombre, no querían quedarse sin saber qué pasaría.

Entonces comenzaron a trabajar para un nuevo embarazo.

Facebook / Chloe Dunstan

Pocas semanas después, los test ya mostraban una respuesta positiva. Rohan escuchó el grito de alegría de su esposa y corrió a verla. Un nuevo bebé venía en camino.

El tiempo comenzó a pasar y la pareja esperaba una niña. Era lo único que querían. Pero algo no comenzó a ir de acuerdo al plan: la barriga de Chloe crecía mucho más de lo presupuestado y todo se estaba pareciendo a su primer embarazo.

Sin embargo, esta vez había una diferencia. Una triple diferencia.

Facebook / Chloe Dunstan

Cuando el médico que guió el embarazo comenzó sus exploraciones en el vientre de Chloe, le dijo rápidamente: “Veo un bebé aquí… Y otro aquí”. 

Ambos se quedaron en silencio. No esperaban dos pequeños más, sino que sólo una. Pero su sorpresa fue mayor cuando el doctor les dijo “esperen, hay un tercero”. 

¿Tres? ¡Pero si sólo habían ordenado una! Sencillamente no lo podían creer.

Facebook / Chloe Dunstan

El sueño de tener una familia de seis integrantes rápidamente quedó atrás. Ahora serían ocho. Sí, y lo habían notado sólo en cinco minutos. Pero estaban felices y dispuestos a todo lo que viniera.

El tiempo pasó y llegó el día del parto. Los tres bebés llegaron sanos y en excelentes condiciones. Y adivinen qué… ¡venía una niña! 

Facebook / Chloe Dunstan

Lo habían logrado. Dos de los trillizos eran varones y fueron llamados Rufus y Henry. Se sumaron al trío y a su padre en un ejército de niños, pero Chloe tuvo lo que tanto esperaba: la pequeña Pearl.

Ahora sí que están más que completos. No necesitan nada más y eso es bueno, ahora pueden cerrar la fábrica con tranquilidad. ¡Sólo mira este batallón de bebés!

Facebook / Chloe Dunstan

Puede interesarte