Por Luis Lizama
21 enero, 2020

Le pareció extraño, porque se suponía que era un gimnasio abierto las 24 horas. Para poder salir, tuvo que llamar a su esposa y a los dueños del recinto, pero antes aprovechó de tomarse unas divertidas fotos.

Hay publicidades engañosas, vaya que sí. Pero ojo, no todas son engañosas con intención, muy por el contrario, en algunas ocaciones simplemente es por error. Cuando eso ocurre, las historias quedan enmarcadas en momentos épicos y divertidos.

Así le pasó a Dan Hill, el protagonista de esta historia, que terminó de ejercitarse en el gimnasio y cuando salió, se dio cuenta que estaba completamente solo. Algo andaba mal, porque era un gym abierto las 24 horas, pero ocurrió que todos se habían ido a dormir.

Facebook Dan Hill

El hombre, oriundo de Utah (Estados Unidos), decidió nadar por la noche aprovechando que supuestamente el local se mantenía abierto las 24 horas del día.

«Estoy literalmente encerrado dentro de un gimnasio de 24 horas. Cerraron las puertas y se fueron a casa mientras yo estaba nadando en la piscina. ¿No sugiere el nombre que permanezca abierto las 24 horas? Estoy caminando por ahí tratando de averiguar cómo salir. Llamé a Sandy. Me dijeron que me llamarían de vuelta. Llamé a mi esposa, ella dijo que encontrara un lugar cómodo para dormir jajaja».

Escribió Dan en su cuenta de Facebook.

Facebook Dan Hill

Algo tenía que hacer, no podía quedarse toda la noche allí. Decidió llamar a los dueños del gimnasio y también a su esposa, porque si forzaba la puerta todos pensarían que era un robo.

El consejo que le dio su esposa fue que buscara un lugar cómodo y simplemente durmiera, tomándoselo con humor.

Facebook Dan Hill

Finalmente llegó la policía al lugar, esclarecieron la situación y Dan pudo irse a dormir a casa, todo terminó siendo una gran y divertida anécdota.

 

Puede interesarte