Por Valentinne Rudolphy
10 agosto, 2015

No soy egoísta. Soy confiada, ambiciosa y tengo la motivación para ir tras lo que quiero.

Algunos piensan que si vives buscando tus metas, yendo tras ellas y haciendo planes para alcanzarlas, estás pasando demasiado tiempo pensando en ti mismo. Yo me pregunto, ¿si nosotros no nos preocupamos de lo que pasará con nuestra propia vida, quién? ¿Si tú no buscas tus sueños, llegarán a ti solos? No lo creo, por eso, ya no quiero permitir más esos comentarios en mi vida.

Que quiera hacer esto, que esté tomando esta decisión con mi vida, no significa que soy una mala persona, ni que soy egoísta. Eso sería querer que todos funcionen a mí manera para lograr mis propósitos, pero así no es como funciona. La única persona que necesito para ir tras mis sueños, soy yo misma.

Captura de pantalla 2015-08-07 a las 12.47.30

Melli Vanelli.

Sí, no todos viven pendientes de ello. Muchos viven el momento y construyen más rápido o más lento lo que quieren para su destino. Para mí es una tarea constante, y eso sí me hace ambiciosa, claro, pero en un buen sentido. En el sentido de que no me rindo fácilmente frente a las adversidades, y voy por lo que quiero.

Entiendo completamente que ir tras mis sueños implica trabajo, mucho trabajo duro. Y tener que levantarse cada vez que las cosas no salen bien, que te defraudan, que fallaste sin saber por qué. Hay tantas cosas que se interponen en tu camino y lo las puedes explicar. Pero hay que ser resiliente y seguir adelante. No vale si no se intenta más de una vez.

Captura de pantalla 2015-08-07 a las 12.47.18

Hildegunn Taipae.

La diferencia entre el egoísmo y este tipo de «ambición» es que acá no quiero que todos hagan las cosas a mi manera, ni dejaré de lado a aquellos que se «interpongan» en mi camino. Sino que aceptaré las cosas cuando no salen como quiero,  aceptaré tener que esperar por ello, aceptaré que toma trabajo y que es un paso a la vez.

Quiero hacer siempre algo que me mejore, a mí como persona y a mi vida en general. No creo que sea un derecho, algo que te deben regalar, sino que es una lucha. Yo elijo esta lucha y no me rindo fácilmente. Todo lo tenemos que ganar, y me hace feliz saber eso.

Puede interesarte