Por Valentinne Rudolphy
17 agosto, 2015

¿Y qué si estoy loca? No me importa lo que creas de mí.

Sí, sí, ya lo hemos escuchado muchísimas veces, no está de más repetirlo: las mujeres estamos locas. O eso es lo que dicen por ahí, ¿cierto?

Pues déjenme decirles que es verdad. Al menos, hablaré por mí y las mujeres que conozco. Y creo que todas tienen al menos una pizca de locura, o lo que pretendemos nosotros llamar como “locura”. Y la verdad me parece que está bastante bien, porque la definición de normalidad me parece nada más que ¡aburrida! ¿Quién no quiere un poco de locura? Le pone algo de sabor a nuestra vida, algo de desorden, le da emoción.

Captura de pantalla 2015-08-14 a las 12.53.00

@emitaz.

Pero la verdad es que la “locura” de la que nos culpan en muchas ocasiones no es nuestra culpa, ni tampoco la de algún hombre en particular. Es otorgada por la sociedad. Desde que nacemos tenemos en torno a nosotros una innumerable cantidad de situaciones, dichos e ideales que son claro ejemplo de cómo empieza nuestra tal llamada locura. Nos visten de cierta manera, nos debemos comportar según ciertas normas y deben gustar ciertas cosas.

Todo es “debemos”, como si no hubiese otra opción. En cuánto a cómo nos vemos, cómo vestirnos, cómo hablar, cómo debemos ser para los hombres. De hecho, en especial eso: ser un objeto de agradable deseo de alguna manera. Nos crían y nos bombardean con este tipo de mensajes, y con tanta información, ¿cómo no perder un poco los estribos?

Captura de pantalla 2015-08-14 a las 12.52.53

@raykrussell.

Somos seres emocionales como humanos, pero las emociones parecen ser nuestras enemigas. Y así, la lista es interminable. Seamos de la manera que seamos, es un poco inevitable enloquecer un poco, de manera “negativa” o positiva. Es normal enloquecer y es un “derecho” rebelarnos contra lo que quieren que seamos y al final, terminamos dando vuelta en el mismo círculo.

¿Cuál es la solución? Por ahora, ¡solo relajarse y reír! Pero basta de catalogarnos como “locas”, cuando no hay nada más que ideales y prototipos que supuestamente debemos cumplir. Aunque hagas oídos sordos, es un gran ruido por evitar.

Puede interesarte