Acordonaron la escena y estaban listos para llevárselo. Luego, revisaron la bolsa.

En una carretera en Tamaulipas, México, un grupo de policías locales se llevó un gran susto e impacto cuando fueron notificados de un particular hallazgo. Un bulto negro yacía en el suelo, aparentemente se trataba de un hombre asesinado y posteriormente envuelto en una bolsa negra para la basura.

Twitter/@azucenau

Se dispusieron a acordonar el lugar, para luego llevarse el cuerpo fallecido. Sin embargo, en ese preciso momento, el hombre cambió de posición. ¡No estaba muerto!

Twitter/@azucenau

Los policías se espantaron porque pensaron que el hombre había vuelto a la vida. Y algo cercano a un milagro estaba ocurriendo.

Pero la verdad era otra: el hombre nunca había fallecido, sino que solo estaba tomando una siesta en medio de la calle, de la forma más plácida que encontró. Cuando lo despertaron, el hombre simplemente se levantó y siguió con su vida, según informó la periodista Azucena Uresti en su cuenta de Twitter.

Twitter/@azucenau

Aparentemente utilizó la bolsa para taparse y que los rayos del sol no lo molestaran durante su siesta. Luego del interrogatorio con la policía, el joven se ganó el sobrenombre de “El Lázaro”, haciendo referencia al personaje católico que “volvió a la vida”.

Puede interesarte