Por Vicente Quijada
24 octubre, 2017

¡No lanza telarañas, las limpia!

No fue picado por una araña radioactiva, no es fotógrafo de medio tiempo ni combate el crimen. Sólo limpia el hollín de las chimeneas en una sureña ciudad de Chile, Osorno. Rolando González era payaso, pero la búsqueda de nuevas oportunidades laborales lo hizo, cual hombre araña, escalar a los techos y realizar un nuevo oficio.

La Cuarta

En una de esas ocasiones notó que, desde una casa vecina, unos niños lo veían emocionados. Él no dudó en sacar a relucir al payaso de su pasado.

“Un día me subí a un techo muy alto, de un tercer piso y me puse a mirar los paisajes, porque Osorno es muy lindo, y me di cuenta que había unos pequeños mirando por la ventana y se me salió lo payaso (…) inventé un baile y los niños sonrieron, se soltaron y nos saludamos”

-Rolando González a La Cuarta

Nacía entonces un superhéroe. Cual Peter Parker tomó el traje de Hombre Araña que utilizaba para eventos infantiles en su labor anterior, y a punta de telarañas subió a los techos para, al tiempo que limpiaba, entretener a los infantes vecinos. Y no, no subió con una telaraña: lo hizo con cuerdas que, astutamente, coloca antes de ponerse el traje arácnido.

Buscando chimeneas sucias que terminar.

Además de poner especial hincapié en su seguridad -para así no destruir la infancia de nadie-, también se preocupa de enseñarle a los niños temas de cuidado en el hogar, como que no jueguen con cerillos, que tengan precaución en la cocina y con el agua caliente.

Un superhéroe de la vida real.

Puede interesarte