Por Cristofer García
17 junio, 2020

Después de meses en encierro, decidieron romper el distanciamiento social. Sin embargo no fue una buena idea y más de 40 personas en el bar enfermaron.

Una vez más quedó demostrado que es necesario el distanciamiento social para detener la actual pandemia de COVID-19. Una trabajadora de salud decidió salir a un local con unos amigos, luego de meses de encierro, pero el resultado no fue el esperado: ella y sus 15 amigos contrajeron el coronavirus.

Trataron de liberarse un día de tanta cuarentena e incluso trataron de respetar las medidas sanitarias cuando fueron al pub irlandés de Lynch en Jacksonville Beach, en Florida.

Lynch’s Irish Pub

Sin embargo, Erika Crisp, de 40 años, ha presentado los síntomas de la enfermedad por más de una semana. Aunque ellos trataron de hacer todo durante esta pandemia de manera correcta, sin embargo, terminaron todos enfermos, junto a otros 7 trabajadores del local, lo cual llevó a que cerrara voluntariamente.

News4jax

Incluso, otras 20 personas que no conocía y que asistieron ese día al bar, se contactaron con ella para decir que también dieron positivo para COVID-19.

Lynch’s Irish Pub

“Creo que fuimos descuidados y salimos a un lugar público cuando no deberíamos haberlo hecho. Y no estábamos usando máscaras. Creo que teníamos toda una mentalidad ‘fuera de la vista, fuera de la mente’. El estado vuelve a abrir y dijo que todos estaban bien, así que aprovechamos eso ”, dijo Crisp en conversación News4jax.

Esto ocurrió cuando Florida flexibilizó las medidas de distanciamiento social, a pesar de que tanto como en esta localidad, como en el territorio estadounidense en general, los casos confirmados siguen aumentando.

Erika Crisp

Hicieron su mayor esfuerzo por cuidarse del virus a toda costa hasta ese día, que decidieron darse un respiro. Pero no fue la mejor idea de todas. “Y luego la primera noche que salimos, la Ley de Murphy, supongo. Lo único que tenemos en común es que una noche en ese bar”, comentó.

“Deberíamos llevar máscaras. Deberíamos estar distanciados sociales. Era demasiado pronto para volver a abrir todo”, se lamentó.

Lynch’s Irish Pub

No obstante, a pesar de estos contagios, el local abrió en los siguientes días y planean verificar las temperaturas de los clientes y el personal en la puerta, como parte de las medidas para evitar contagios, aunque es improbable que esto detenga al COVID-19, que se manifiesta también de manera asintomática.

Luego de lo vivido, Crips recomendó a todos los que pudieran leerla en sus redes sociales, cumplir con las medidas de aislamientos, porque cuando menos parece posible, pueden contagiarse.

Erika Crisp

Animo a todos a ser considerados con los demás. No queremos lastimar a nadie ni dañar la reputación de un establecimiento. No tenemos agenda ni motivo”, escribió en su cuenta en la red social Facebook.

Puede interesarte