Por Monserrat Fuentes
19 abril, 2018

“Nunca la he vestido con algo que no sea apropiado para su edad. Ella no comenzó a usar crop tops hasta el año pasado cuando tenía tres años”, asegura la madre.

El mundo de los concursos de belleza infantiles es mucho más grande y competitivo de lo que pensamos, existen familias que invierten miles y miles de dólares en maquillaje, pelucas, tratamientos cosméticos y trajes de gala para sus pequeñas, aquí no importa cuanto se gaste, lo importante es lograr llevarse la corona o trofeo.

La pequeña Lilly-Mae tiene 4 años de edad y ha pasado la mitad de si vida usando maquillaje, pestañas postizas, pelucas y accesorios que parecen totalmente inapropiados para su edad.

Laura Chungh/Facebook

Pero su madre de 23 años, Laura Chungh cree que no hay nada de malo en que su hija llame la atención con sus extravagantes looks. “La gente nunca tiene nada malo que decir acerca de los espectáculos de baile cuando las niñas usan maquillaje y disfraces similares, entonces ¿por qué alguien tiene un problema con los concursos?“, se cuestiona Laura.

A la fecha Lilly-Mae ha ganado variados concursos, acumulando una gran cantidad de trofeos, tiaras y bandas que muestra con orgullo.

La niña se inició en los concursos en el años 2016, cuando tenía dos años, luego de que su madre viera un anuncio en Facebook. “Se veían divertidos (los concursos) y las niñas parecían estar pasando el mejor momento de sus vidas”, dijo a The Sun.

Hotspot Media
Hotspot Media
Hotspot Media

En cuanto a la pequeña, la madre asegura que se encuentra muy orgullosa de ella cada vez que la ve en el escenario, asegurando que se nota que lo disfruta mucho.

Si de vestuario se trata, Lilly-Mae adora el glitter, también ama las pestañas postizas y el maquillaje. Muchos pueden pensar que usar crop tops y faldas cortas es mucho para una niña tan pequeña, pero Laura discrepa en eso.

“Nunca la he vestido con algo que no sea apropiado para su edad. Ella no comenzó a usar crop tops hasta el año pasado cuando tenía tres años“, se defiende la mujer. “Nunca le he puesto bronceado falso o he exagerado el maquillaje. Ella es naturalmente bonita, así que no la necesita”, agregó a The Sun.

Hotspot Media
Hotspot Media
Hotspot Media
Hotspot Media

La niña participó en su primer concurso días después de su cumpleaños número dos, siendo nueva en los concursos se llevó la corona mayor. “Dos días después de su segundo cumpleaños, la llevé a su primer show. Estaba vestida con un precioso vestido blanco con volantes y un postizo: se veía increíble”, recuerda Lauta. “Estaba tan nerviosa de verla en el escenario, pero Lilly-Mae ganó el primer premio en su grupo de edad“, relata la orgullosa madre.

Desde allí no hubo vuelta atrás, al poco tiempo la niña tenía al menos dos concursos por mes y poco a poco la familia tuvo que comenzar a pagar más y más en accesorios, trajes y extensiones.

Hotspot Media

El pasatiempo de su hija es costoso, pero la joven madre asegura que ha valido la pena toda la inversión. “Para la mayoría de los concursos que hacemos, gastamos alrededor de150 dólares por vez. Y desde que comenzamos, he gastado alrededor de 4 mil, pero vale cada centavo“.

Los padres de Lilly-Mae esperan que una vez que crezca siga en los concursos de belleza, pero sin importar lo que ella decida, siempre la apoyaran.

Puede interesarte