“Ella debería ser  formalizada por acoso sexual… Usando su poder para robar un beso”, comenta un usuario en redes sociales. Miles de personas se suman.

Hace días que he visto diferentes videos de American Idol, donde Katy Parry, miembro del jurado del programa, violenta sexualmente y verbalmente a sus participantes. En el primer caso, la cantante no deja hablar a uno de los participantes, solo para decir que estaba demasiado bueno. En el otro episodio del certamen, la mujer no solo sobrepasa todos los límites con un chico, sino que lo besa frente a la cámara sin tener su consentimiento. 

Me pregunto cómo las redes hubieran desatado su furia si un hombre hubiese besado a una joven de 19 años sin su consentimiento frente a miles de televidentes. En estos tiempos donde los movimientos Ni Una Menos, o Me Too, buscan desenmascarar los abusos que miles de mujeres hemos tenido que soportar a lo largo de nuestra historia, Katy Perry y American Idol son una vergüenza para todos nosotros. 

Se está luchando por desnaturalizar la violencia, y esto no ayuda en nada.

ABC

Desde el inicio de una nueva temporada de American Idol, al parecer el equipo editorial del programa ha hecho que Katy Perry pueda coquetear y sobrepasarse con los aspirantes durante las audiciones del certamen de talentos. Los productores no han tenido problemas permitiendo esta clase de abusos ante las cámaras. Vamos con el caso que destapó la olla. 

Benjamin Glaze de 19 años parecía nervioso ante Lionel Richie, Katy Perry y Luke Bryan.

ABC

Antes que empezara a cantar, Glaze contestó una serie de preguntas. Una de ellas, apuntaba a su vida sentimental:

 ¿Has besado a una chica y que te gustara? Le preguntó Luke Bryan, a lo que el joven contestó: “no, nunca he tenido una relación. No puedo besar a una chica sin tener una”.

Este fue el momento exacto de este repudiable momento:

Tras el episodio, Benjamin Graze conversó con The New York Times, revelando que el momento que vivió en el programa, fue bastante incómodo. El chico estaba guardando su primer beso para la persona indicada.

“Estaba muy incómodo. Quería guardar mi primer beso para cuando tuviera una relación. Siempre soñé con que fuera algo especial”, confesó.

Pero se jactó diciendo que se tomó el momento con calma, decidiendo no contar este episodio como su “primer beso”, pues no fue un momento de amor para él.

Como era de esperar algunos usuarios de la red, también pensaron que esto fue un abuso por parte de la artista y del programa que permite algo así. 

“¿Qué tal si él no quería ser besado por razones religiosas?, ¿Si Luke hubiese forzado un beso con una chica de 19 años eso estaría bien? Katy es ‘asquerosa’ por hacer eso”.


“Ella debería ser  formalizada por acoso sexual… Usando su poder para robar un beso”.


“Eso fue un acto sexual forzado. Imaginen que lo hubiese hecho un jurado hombre. ¿Acaso Katy Perry no aprendió nada del movimiento #MeToo?”


El joven también dijo en su entrevista que estaba “agradecido con Perry por haberlo hecho. Pero estuve platicando con unos amigos y ellos estuvieron de acuerdo en que realmente no cuenta, ya que sólo hubo contacto físico y no una situación romántica con alguien que realmente me importara”.

A pesar de la confesión del joven al periódico neoyorquino, nos hace ruido que una figura pública de talla mundial, se preste para un juego televisivo como ese. La editorial del programa debería ocupar otros recursos para tener más audiencia. Nos choca que en estos tiempos donde se está trabajando para hacer justicia y tener equidad entre todos los seres humanos, un programa tan visto entre aún a este circo barato de violencia en donde se juega con el consentimiento de una persona.

Puede interesarte