Por Teresa Donoso
4 diciembre, 2015

Ser el hermano del medio te hizo ser más genial que casi toda la población mundial.

Para muchos ser el hermano del medio puede ser una tortura, pero si lo miras desde otra perspectiva puede que te des cuenta que en realidad sólo te ha ayudado a ser más genial que… digamos, ¿el 90% de la población mundial? Lo siento hermanos mayores, no me odien hermanos menores, pero estas son algunas de las razones por las que los olvidados hermanos del medio son increíbles.

1. Aprendiste mucho de las experiencias de tus hermanos


Es decir, tuvieron que hacer todo antes que tú. Ir a la universidad, irse de casa, tener un auto, casarse. Sus experiencias te causan risa, pero también te han ayudado mucho.


2. Eres muy independiente y saber cómo hacer absolutamente todo


Eso es algo muy útil, no sólo para ti mismo, sino a la hora de ayudar a tus amigos. Lo que sea que haya que hacer, tú sabes como hacerlo.


3. No te asusta tomar riesgos, de hecho, eres muy aventurero


Cómo casi nunca eras el centro de la atención, siempre podías hacer locuras cuando más pequeño. Aunque eso resultó en algunas rodillas dañadas, sabes que eso te hizo aprender una gran lección: vale la pena arriesgarse.


4. Eres la persona más simpática del mundo


Claro, es que con tantos hermanos y teniendo que competir por la atención de tus padres no quedaba otra que ser muy amable y risueño. Con los años esta se convirtió en tu verdadera personalidad y ahora nadie puede negar que eres el más genial de todos.


5. Eres la persona más calmada y con mejor humor del mundo


En serio, nada te hace descontrolarte. Después de separar a tus hermanos en tantas ocasiones y de asegurarte que todos estuviesen felices y contentos. Eres la persona más zen que existe.


6. Eres empático y muy comprensivo


Eres esa persona que todos quieren cerca para llenarse de energías positivas. Sabes escuchar, y por lo observador que eres, también sabes dar los mejores consejos que existen. En pocas palabras: te mereces un premio al mejor amigo.


7. Te llevas genial con tus hermanos


Entre el hermano mayor y el hermano pequeño siempre hay una rivalidad especial, pero eso no pasa con el hermano del medio. Es por eso que ahora que están grandes no hay nada incómodo en juntarse todos, de hecho los aman y ellos a ti. ¡Viva estar en el medio!


8. A la hora de negociar, nadie te gana


Tienes años de práctica en el tema y sabes las técnicas y trucos que te ayudarán a conseguir eso que tanto quieres. Sabes cómo hacerlo sin que nadie se sienta incómodo, lo que es mejor aún.


9. Eres la persona más creativa a la hora de organizar panoramas


Con tanto tiempo libre y con hermanos que eran o demasiado pequeños o demasiado mayores para jugar contigo, desarrollaste una imaginación impresionante. Ahora la usas para organizar los panoramas y fiestas más increíbles del mundo.


10. Eres exitoso y la gente continúa sorprendiéndose por ello (todos se olvidan del hermano del medio) por lo que cada vez que algo sale bien todos quieren celebrar.


Si eso significa más fiestas, ser el hermano del medio realmente es lo mejor.

¿Qué opinas?

Puede interesarte