Por Jessica Balseca
20 julio, 2016

Quizás ella nunca te lo diga… así que mejor lee esto.

Embarazada. Estaba más que claro, dos líneas azules se veían en la prueba de embarazado que había comprado. Volví a chequear: Una línea= no embarazada, dos líneas= embarazada. ¡Sí, definitivamente estaba embarazada!. Mi corazón no dejaba de latir, cada vez se me hacía más difícil respirar, estaba nerviosa, emocionada, asustada y feliz al mismo tiempo. Llegó el día. Ahí estabas, tras años de soñarlo,de prepararme para este día, al fin llegó. Al fin iba a ser mamá.

 

Estas son las 10 cosas que tu madre nunca te dijo…

3

1. Las has hecho llorar y mucho

Lloró cuando se enteró que estaba embarazada. Lloró mientras daba a luz. Lloró cuando por primera vez te tuvo entre sus brazos. Lloró de alegría. Ella gritó de miedo. Lloró por la preocupación. Lloró porque sentía tu dolor y tu felicidad.


2. Sí quería ese último pedazo de pastel

Pero cuando vio cómo mirabas el pedazo y las ganas que tenías de comerlo, ella no pudo. Sabía  que sería mucho más feliz viéndote comer a ti y que tu pequeña barriga este llena y su corazón contento.


3. Le dolió

Le dolió que cuando halaste su cabello, cuando la agarrabas con tus pequeñas uñas que no podía cortar. Sus costillas sentían dolor cuando la pateabas por dentro, le dolió cuando saliste de su vientre para venir a este mundo. Tenerte aquí le dolió.


4. Siempre tuvo miedo

5

Desde el momento en que fuiste concebido, ella hizo todo  para protegerte. Ella era tu mayor protectora del mundo real. La que se quedaba hasta la madrugada despierta viendo que estuvieras bien cuando estabas enfermo, la que te cuidaba de cualquier persona que ella sentía podría hacerte daño.


5. Sabe que no es perfecta

Ella es la primera en reconocer que no es perfecta, que se equivoca, contigo, con ella misma, que se equivoca con el mundo entero. Pero que sus errores son basados en el amor por ti.


6. Ella te ve cuando duermes

Te mira mientras dormías porque no hay nada que le brindara más paz que eso. Se quedaba despierta hasta la madrugada por ver cómo tu tus ojitos descansaban por todo lo que jugaste ese día.


7. Te cargó mucho más que nueve meses

2

Sí,  aunque no lo creas, aún cuando saliste de su vientre necesitabas que ella te cargara, que te llevara en sus brazos a descubrir el mundo. Dejaste su vientre sí, pero no dejarás sus brazos nunca.


8. Su corazón se rompió cada vez que lloraste

Cada una de tus lágrimas se convertían en pequeñas punzadas en su corazón. Hacía todo por contener tus lágrimas, pero cuando no lo lograba su alma se partía en mil pedazos.


9. Siempre te puso a ti primero.

Primero incluso por encima de ella y de lo que quería lograr en su vida. Puso tus necesidades por encima de las suyas cada vez que pudo o debió hacerlo.


10. Lo haría de nuevo sin pensarlo dos veces

4

Claro que sí, ser mamá es definitivamente la experiencia más hermosa de la vida de una mujer. Independientemente de todo el dolor, el sacrificio, las malas noches, etc. El amor que sientes por tu hijo te haría volver a hacerlo todo de nuevo. Quizás un hermano es la respuesta.

 

Puede interesarte