Por Valentinne Rudolphy
18 enero, 2016

Muchas cosas extrañas pueden pasar cuando quieren matar el tiempo en familia.

Todos pensamos alguna vez en la vida que nuestra familia es la más loca y ridícula que puede existir. En la adolescencia sientes un poco de pudor o vergüenza. Hay otros momentos en los que son geniales. Y días en los que parece un manicomnio. Pero mientras más gente conoces, más te das cuenta de que a todos les pasa lo mismo. En todas partes hay parientes a los que les falta un tornillo, o tienes tradiciones un poco raras.

1. La mayoría del tiempo están espiándote e intentando saber qué haces con tu vida

2. A veces tus padres pueden perder el control, pues tienden a ser un poco impulsivos

“- No siempre tomo buenas decisiones bajo presión.

– ¿¡Qué rayos es eso!?

– ¡Una alpaca! Me llevé la última”.

3. Desde que tienen un grupo de Whastapp familiar, las cosas se han vuelto un poco más extrañas…

4. A veces no importa que estén en la misma casa, hacen el esfuerzo por comunicarse como si estuviesen a miles de kilómetros

5. Los parientes son un dolor de cabeza… pero todos tenemos nuestro precio

“Cuando tus parientes te ofrecen dinero y tú pretendes como si no lo pudieras aceptar al comienzo”.

6. Cuando llega tu tía loca a la casa es justo el momento en que tus peores dolores de cabeza atacan

Una sutil coincidencia.

7. Tienden a ser un poco extremos (en especial cuando estás aburrido y ni ellos quieren hablar contigo)

mono
Ryan Selvy

8. Los cumpleaños de tus primos pequeños se transforman en el momento en que tus tíos, tu padre e incluso tú, vuelven a la infancia

9. La motivación por hacer planes es contra viento y marea (literalmente)

10. No importa lo cercanos que sean. Cuando tu madre quiere usar tu móvil, pero sale de la habitación con él, comienza un trabajo ninja por traerlo de vuelta sin ninguna sospecha

11. A veces no están de acuerdo con tu estilo, y pasan este tipo de cosas

12. Todos tenemos un pariente un poco acalorado. Que tiene alguna religión o costumbre extraña. Y que cuando se enoja, mezcla las dos cosas, creando frases que parecen amenazas

“Si pones un huevo en mi casa, ¡mataré lo que amas!”.

13. Peleas con tus padres: siempre se encuentran a la vuelta de la esquina, y nunca puedes ganar

“Cuando le cuentas un chiste a tus padres y se transforma en una charla”.

Dios, ¡era sólo un chiste!

14. El tiempo libre puede ser una amenaza si están todos juntos en casa

Por eso no hay que dejarlos solos.

15. Se aman un día, luego se odian, se gritan, son indiferentes… pero siguen amándose siempre

“Esta es mi loca familia”.

Puede interesarte